Menu

Zaragoza te habla – Teatros desaparecidos

12 mayo, 2022 - Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – Teatros desaparecidos

Sharing is caring!

En el programa de hoy, octavo ya de la presente temporada, os invito a dar un breve repaso a algunos de los teatros que tuvo la ciudad de Zaragoza a lo largo de su historia. En unos días en que la vida institucional del país, al menos esa que nos imponen las empresas de comunicación ligadas al mantenimiento del statu quo de siempre, parece trufada de espionajes varios, cloacas y sus oscuros moradores, además de los aprovechados comisionistas de rigor y los primos políticos, de una forma que no desmerecería el guión más alocado de una terrible a la par que burlesca representación escénica, vamos a regresar por unos minutos a aquellas artísticas tablas en las que la realidad se evadía o superaba mediante una ficción casi inimaginable, y no al contrario.


 

CARTEL ZTH - Teatros desaparecidos-cuadro

 

La historia de los teatros desaparecidos de Zaragoza es también la historia misma de la ciudad, de cómo sus costumbres, gustos y preferencias artísticas dominantes han ido configurado sus espacios de ocios a lo largo de la historia. De esta forma, y si de recintos estables de teatro hablamos, nos tenemos que remontar al siglo I, al teatro romano construido en época de Tiberio y Claudio, con 6.000 espectadores de capacidad En el siglo III cesó en sus actividades y fue abandonado, sus materiales poco a poco reutilizados y su estructura progresivamente reaprovechada para acoger viviendas, de forma que en la época medieval su entorno aparecía urbanizado y sin apenas rastro de que hubiera habido un gran teatro en esa zona hasta su casual redescubrimiento en 1972 cuando una entidad de ahorros local pretendió construir allí su nueva gran sede central. Tras décadas de incertidumbre, sus restos fueron felizmente preservados y museizados para disfrute público.
Durante la etapa medieval de Zaragoza tras su conquista cristiana en 1180 las representaciones teatrales fueron de clara preponderancia religiosa y se realizaban sobre todo al aire libre, en la plaza de la Seo, el entorno de la puerta Cineja y su inmediato tramo del Coso hasta la plaza de San Francisco, y la gran plaza del Mercado.
La Edad Moderna conoció la fundación de los primeros teatros estables, como una “Casa de Farsas” en la actual calle de Alcober, la municipal “Casa de Comedias” en el Coso, y su vecino “Teatro del Hospital de Gracia” que financiaba el gran hospital del mismo nombre. Este teatro, tras el cierre de la Casa de Comedias se convirtió en el principal teatro de la ciudad, gestionado de forma mixta por el hospital y el concejo. Tras una gran renovación en 1768, en 1778 un incendio lo devastó y dejó a la ciudad se quedó sin teatros estables hasta que en 1799 fue inaugurada la nueva “Casa de Comedias de la Ciudad” en el Coso.
El siglo XIX llegó a Zaragoza con los escenarios teatrales de la referida Casa de Comedias, y las plazas del Mercado y de La Seo al aire libre. La Casa de Comedias cambió de nombre en 1830, de forma que desde entonces es el Teatro Principal, y durante la segunda mitad del siglo se produjo una importante fundación de nuevos escenarios. Así, en 1853 se habilitó el Teatro Variedades en la actual calle de Espoz y Mina, donde estuviera el antiguo colegio de las Vírgenes del siglo XVI, que durante veinte años fue el segundo teatro más importante de la ciudad, para luego convertirse en un “espacio para todo” incluyendo mítines y reuniones políticas durante la Primera República. Tras su clausura en 1873 tuvo diversos usos, hasta que en 1946 fue derribado y sustituido por un bloque de viviendas.
El actual paseo de la Independencia se fue configurando como el principal espacio donde se concentraba el ocio teatral de la Zaragoza de la segunda mitad del siglo XIX, como el Teatro Novedades, abierto en 1864 en la esquina con la calle del Marqués de Casa Jiménez, donde antes estuvieron los Baños de Zacarías. Fue también salón de baile, escenario de comedias de magia, zarzuelas, atracciones circenses, espiritismo, e incluso el fonógrafo de un tal Edison… Fue clausurado en 1892 y derribado para dar continuidad a los porches del paseo.
Desde 1850 y en la actual calle de Josefa Amar y Borbón hubo un espacio de entretenimiento que en 1869 se convirtió en el Teatro Lope de Vega, que también acogió atracciones varias y, sobre todo, salón de baile que permitía “socializar” a las clases bajas de la ciudad. Fue clausurado en 1886, y luego derribado para ser sustituido por un edificio de viviendas.
El Teatro Pignatelli se levantó en 1878 en el tramo del paseo de la Independencia entre plaza de Santa Engracia y calle de Juan Bruil. Nació como teatro provisional de verano, aunque su vida útil se extendió hasta 1914. Se le consideró un hito en la moderna arquitectura del hierro en España, que en verano se convertía en el corazón del ocio urbano y en invierno en salón de baile. Fue teatro y escenario de obras líricas y variedades, circo, ilusionismo y cine. Entró en decadencia en 1908 y en 1914 fue derribado. En su solar se construyeron los edificios de correos y telégrafos, y el de teléfonos.
Hubo algunos otros espacios urbanos que durante unos pocos años albergaron espacios teatrales, como el Teatro de los Campos Elíseos (1875-1880), donde poco después se habilitó un velódromo y en los años 40 se construyó el edificio Elíseos que albergó un cine del mismo nombre. En la calle de San Miguel entre 1880 y hasta 1893 hubo un espacio que primero fue denominado El Prado Aragonés y luego Teatro Goya hasta que su recinto albergó la eléctrica Electra Peral Zaragoza, luego ERZ. Hubo un segundo Variedades, en este caso Salón, en el paseo de la Independencia, que fue conocido como “la bombonera del paseo” por su popularidad. Estuvo activo entre 1899 y 1924, y tras su cierre fue reconvertido en el Cinema Aragón.
En la calle de San Miguel brilló con luz propia entre 1887 y 1961 el Teatro Circo, cuya historia merece un monográfico, incluido su triste final por derribo para dar paso a un bloque de viviendas, y fuese como si no hubiera sido. En 1910 fue inaugurado el Teatro Parisiana en el paseo de la Independencia, tramo entre las calles de Zurita y de Sanclemente, donde estuvo antes el Café de la Iberia. Se convirtió en el centro social de las clases pudientes como teatro, salón de variedades y espectáculos de zarzuelas. En invierno se retiraban las butacas y se programaban fiestas, bailes, e incluso como pista de patinaje y ring de boxeo y lucha libre. A finales de los años veinte el cine comenzó a cobrar protagonismo en su programación, además de obras de teatro, zarzuela y sobre todo las variedades, destacando la actuación en 1930 de Josephine Baker. Durante la Segunda República albergó actos políticos, culturales y asociativos. Fue derribado en 1934 para dar paso al más moderno “Nuevo Teatro Parisiana”, inaugurado en 1935 y que en 1938 tuvo que “españolizar” su nombre y se le redenominó Teatro Argensola. Desde 1945 fue sobre todo cine … y escenario de las antropológicas perfomances de Paco Martínez Soria. La crisis del sector se lo llevó por delante en 1986-87.
En 1914 fue inaugurado como teatro el Salón Fuenclara en la calle del mismo nombre, que desde los años 50 fue reconvertido en cine, siendo cerrado en 1987. El entorno de la antigua huerta de Santa Engracia, remodelada para dar cabida a la Exposición Hispano-Francesa de 1908, albergó dos espacios teatrales: el teatro del Casino de la Exposición activo durante ese año, y el Teatro del Petit Park, que en 1916 formó parte del complejo de ocio de ese mismo nombre, luego redenominado Parque Saturno, y que estuvo activo hasta 1925, derribado para permitir el cierre de la urbanización del entorno de la actual plaza de los Sitios. Como “teatros” también pueden ser calificados dos de los cabarets de Zaragoza: el Royal Concert activo en la calle de Boggiero desde 1915, y que desde los años 40 fue El Oasis hasta su cierre en 1995; y el Maxim’s en la calle de los Estébanes, activo entre 1922 y 1936.
El complejo del Iris Park, entre las calles del Azoque y de la Soberanía Nacional, fue inaugurado en 1931 y se convirtió en el centro de ocio más grande de la ciudad. Albergaba un Gran Teatro para 2.300 personas, además de otras varias infraestructuras. En julio de 1936 fue requisado por Acción Ciudadana que procedió a “españolizar” nombre, y desde entonces fue el Parque Iris. Tras la guerra ejerció de cine de reestreno, y fue clausurado en 1953 y derribado el año siguiente, aunque su sala de cine perduró hasta 1964, cuando fue demolida. En parte de su solar se construyó el nuevo Teatro Iris, inaugurado en febrero de 1955, y que desde 1958 y hasta su cierre en 1999 funcionó como Teatro Fleta. Con la crisis de las salas de cine decayó y desde entonces entró en una espiral cuya triste y procelosa historia terminó con su vergonzoso derribo en 2001, y así seguimos más de 20 años después
Tras este repaso por los desaparecidos teatros de Zaragoza, nos escuchamos pronto en la próxima entrega de “Zaragoza te habla”, la última de este intenso curso.
Un cordial saludo.

-José María Ballestín Miguel-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.