Menu

Zaragoza te habla – La Cincomarzada

27 marzo, 2020 - Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – La Cincomarzada

En estos tiempos de compartida preocupación por la pandemia del COVID-19 y de reclusión preventiva para evitar su expansión, os propongo dedicar el programa de hoy a recordar los orígenes de la festividad de la Cincomarzada y su devenir hasta convertirse en una fiesta caracterizada por una intensa participación, el roce colectivo, el jolgorio y la alegría, situaciones muy alejadas de la preocupante realidad que vivimos en estos tremendos días, pero que seguro regresarán con redobladas ganas cuando esta pesadilla pase.
Vamos a ello. La memorable jornada del Cinco de Marzo fue un episodio bélico de la Primera Guerra Carlista (1833-1840) que tuvo lugar en 1838, cuando una expedición carlista intentó conquistar la plaza de Zaragoza y fue rechazada por una combinación de fuerzas de la Milicia Nacional y la ciudadanía armada, mediante combates desarrollados en algunas de las plazas más importantes del Casco Viejo y el barrio de San Pablo. Desde ese momento, esta jornada se convirtió en una fecha íntimamente ligada a la historia de la ciudad. Para comenzar, el Ayuntamiento constitucional la convirtió en fiesta local de contenido fuertemente político e institucional, como no podía ser de otra forma. Desde 1839, los actos programados para esta fecha incluían regocijos públicos, como salida de los Gigantes, bailes en la Lonja, novilladas, desfile de la Milicia Nacional, y repique de campanas y misas para homenajear a los muertos durante esta jornada. Ya en 1841 las celebraciones tuvieron que ser suspendidas por las malas condiciones climatológicas, algo que periódicamente se repite desde entonces. En función del cambiante devenir histórico en España durante el convulso siglo XIX, esta festividad fue variando en su contenido y expresiones. Así, poco a poco se fue desvinculando de su origen como episodio bélico de la guerra civil, y adquirió un carácter más popular y festivo que se fue imponiendo sobre el componente ideológico de resistencia de sectores del liberalismo y del republicanismo ante las posiciones políticas más retrógradas de la época. Por ello, durante la larga etapa de la Restauración (1875-1931), esta fiesta fue reducida apenas a un recuerdo institucionalizado en beneficio de otras festividades como las Fiestas del Pilar, asociadas a la poderosa iglesia católica, o a la memoria de los Asedios de la Guerra de la Independencia, enarbolados por los sectores más conservadores del poder local. Por ello, no sorprende que en los años 30 del siglo XX el Cinco de Marzo resurgiera al hilo de la llegada de la Segunda República Española, como espacio de reclamación y socialización festivo-política. De estos años no son pocos los testimonios gráficos de grupos de personas festejando esta fecha al aire libre en las Balsas de Ebro Viejo, parque de Buenavista, Rincón de Goya, Canal Imperial… Precisamente por esto, tras el 18 de julio de 1936 el nuevo Consistorio impuesto a la legalidad constitucional intervino inmediatamente para borrar esta celebración y su memoria. Primero cambiaron el nombre a la calle del Cinco de Marzo por el homenaje al carlista Requeté Aragonés, y dos días antes del 5 de marzo de 1937 se suprimió esta festividad. Y así fue durante cuarenta años, hasta que en 1977 fue recuperada para quedarse con nosotros, salvo cuando el cierzo o las inundaciones lo impiden, aunque quede poco de su original motivación, y sí como espacio de reivindicaciones vecinales y sociales varias. Lo suficiente para que las derechas sigan considerando que es una “fiesta de rojillos”. Por algo será.
Terminamos así esta audición del programa “Zaragoza te habla”, y os emplazo para una próxima edición. Salud pública, más que nunca, ánimos y abrazos virtuales, y por favor, pensad en cómo lo festejaremos cuando termine la actual situación de crisis sanitaria.

 

1838 – Según la inclinación de la Torre Nueva (al fondo), nos encontramos en la actual calle de Méndez Núñez, en una interpretación de las luchas callejeras habidas “aquella memorable jornada” del 5 de marzo de 1838. Los soldados carlistas (tradicionalistas) al mando de Juan Cabañero y Esponera intentaron tomar la Zaragoza liberal en el marco de la Primera Guerra Carlista, pero no lo consiguieron al encontrar la resistencia de la población. Este evento se recuerda en la ciudad como Cincomarzada y se celebra cada año con reuniones populares en parques, como el del Tío Jorge. La urbe fue declarada oficialmente “Siempre Heroica” a raíz de este hecho y añadido el lema a su escudo, que reza hoy: “Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Muy Benéfica, Siempre Heroica e Inmortal” ciudad de Zaragoza. Se puso el nombre de Cinco de Marzo a la calle que va de la plaza de Salamero al paseo de la Independencia, aunque durante el franquismo se le cambió por el de Requeté Aragonés, con sentido revanchismo: los requetés eran los soldados carlistas. Fuente visual: “Osada y desgraciada tentativa de Cabañero en Zaragoza”, grabado publicado en el libro “La estafeta de palacio (historia del último reinado de Isabel II): cartas trascendentales dirigidas à D. Amadeo”, de Ildefonso Antonio Bermejo, 1872. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1930 – Cincomarzada 1930 – Vecinos del barrio de San Pablo celebran la Cincomarzada en la arboleda de Macanaz, con el fondo de las instalaciones de la fábrica de Manufacturas de lanas de Morón y Anós”. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

2007 – Cincomarzada 2007 – Foto: Juan Carlos Arcos. En 1979, un grupo de vecinos decidió retomar la celebración de la Cincomarzada truncada por la dictadura de Franco, juntándose en el parque del Tío Jorge. En 1981, ya consiguieron la colaboración del Ayuntamiento. Y en 1982 se instauró como fiesta local. Entre 2007 y 2013 se trasladó a otras ubicaciones, como la arboleda de Macanaz (2008 y 2013) o el parque del Agua Luis Buñuel (2009). En la foto, aglomeraciones en el parque de Oriente, en Vadorrey, el 5 de marzo de 2007, con los bloques de la calle de Balbino Orensanz con la de Jorge Sánchez Candial al fondo. De 2010 a 2012 también se celebró allí. Fuente visual: Heraldo de Aragón. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.