Menu

Ventajas de viajar en cine – The Room

18 marzo, 2021 - Cine
Ventajas de viajar en cine – The Room

Sharing is caring!

Hola excursionistas, soy José Luis Arribas y éste es el súper sonido de ‘Ventajas de viajar en cine’, desde ‘Siéntelo con oído’. Procuren todos su billete de ida, acomódense en su butaca y durante este tiempo háganme el favor de parar sus relojes. El viaje comienza. Hoy: ‘The Room’.

 

CARTEL VDVEC - The Room-cuadro
Hoy analizaremos, emulando el comienzo del título de cierto filme, un extraño caso. Y la película en cuestión, ‘The Room’, posee un aura de extrañeza a nivel máximo. La pregunta es fácil de proponer, pero la respuesta admite muchas teorías. Cómo es posible, que una película, mala en todos sus aspectos, hasta tal punto de recibir el honor de ser una de las más nefastas de la historia del cine, haya conseguido tomar otra denominación mucho más positiva en los últimos tiempos: nada más y nada menos que ahora se trata de un clásico de culto. ¿Realmente es tan mala?. Esta otra pregunta es fácil y no hay equívoco alguno: sí, lo es. Decíamos que en todos sus aspectos: en el guión, en la interpretación y en cuestiones técnicas. Pero, aun con todo, su proyección en salas constituye un evento inigualable, con decenas de seguidores que acuden a la cita, programada periódicamente, con el único propósito de pasar un rato memorable de comedia, disfrutable en equipo, con un público entregado a una serie de directrices programadas de antemano: gritos en momentos clave determinados, frases coreadas en escenas míticas y risas, muchas risas, desbordadas por una comedia por accidente. Porque ni en el género acertó su creador, habiendo pensado su obra maestra como una pieza sin atisbos cómicos. Y este creador, fabricante de esta pieza inclasificable, merece un apartado propio para ser definido. Hablamos de su director, guionista, productor ejecutivo y actor protagonista, Tommy Wiseau, estadounidense de ascendencia polaca, tipo peculiar, autor de una serie de televisión y un documental, actor en diversos trabajos, pero mundialmente conocido por habernos servido uno de los iconos del cine bautizado como ‘Trash’, es decir, cine basura. ‘The Room’, su película, su proyecto más personal, título del año 2003, como su nombre indica, la habitación, muestra principalmente como localización este espacio, lugar de entrada y salida constante de gente, construyendo una historia tejida de desaciertos, como subtramas que no concluyen, como sustitución de personajes en medio de la narrativa y como diálogos que no parecen tener concordancia con la lógica. Esta monumental oda al despropósito tiene en sus títulos de crédito a la productora llamada sospechosamente ‘Wiseau-Films’; y no es algo que pueda causar sorpresa, ya que no hubo apoyo por parte de ninguna productora, siendo asumido el coste de la película enteramente por el señor Wiseau, cifra que alcanzó los seis millones de dólares. El rodaje debió ser todo un espectáculo. No tenemos por qué imaginarlo, podemos recrearlo, tan sólo visionando inmediatamente después de ‘The Room’, la película ‘The disaster artist’, filme estrenado en el año 2017, dirigido y producido por James Franco. Este trabajo adapta las memorias, publicadas con el mismo nombre, del actor Greg Sestero, que fue parte del elenco de ‘The Room’, y en las que se cuenta en clave de comedia, las peripecias de la creación, preparación y rodaje del clásico de culto. En ‘The disaster artist’, James Franco interpreta a Tommy Wiseau, papel que le valió un Globo de Oro. Además la película conseguiría la Concha de plata en el año de su estreno. Pero regresemos a ‘The Room’, la que ocupa un puesto de honor en la lista de peores películas de la historia, aunque ya hemos comprobado que no existe una objetividad absoluta a la hora de valorar la opinión de la crítica especializada, siendo nuestros puntos de vista los que tomemos como correctos. Como muestra, podríamos hablar de Ed Wood, peor director de todos los tiempos, pero otra figura mítica que roza lo culto y que recibe el homenaje de otro maestro, el gran Tim Burton.

The Room-2

Entremos de nuevo en esa maravillosa habitación, que involuntariamente pasó al territorio de la comedia. Este fenómeno que en los últimos tiempos mueve a legiones de fanáticos, nace con el boca a boca originado por una sola persona, el colaborador de webs humorísticas Michael Rousselet, quien dando cierto día con la proyección de ‘The Room’, en pleno fracaso de taquilla y a punto de ser retirada con el diagnóstico de desastre, se armó de valor y permaneció en la vacía sala de cine hasta el final de la película, a pesar de las perturbadoras declaraciones que le mostró el taquillero: ‘Aquel largometraje era peor que recibir un hachazo en la cabeza’. Y así se creó la leyenda, por un milagroso golpe de suerte, uno de los muchos resortes que proporcionan el carácter de clásico o de culto. No obstante, pensemos que nada es malo ni bueno, ni mejor ni peor, si no la consideración subjetiva de alguien que ama lo que ve.

room-main

 

ENLACE TRANSMEDIA: Compilado de las escenas mas ridículas de The Room del 2003. Película de culto por sus terribles actuaciones, diálogos, dirección, etc…


Logo Siéntelo CO RADIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.