Menu

Ventajas de viajar en cine – Historia del Cine

17 octubre, 2020 - Cine
Ventajas de viajar en cine – Historia del Cine

Sharing is caring!

Hola excursionistas, soy José Luis Arribas y éste es el súper sonido de ‘Ventajas de viajar en cine’, desde el 102.1 FM Radio La Granja, ‘Siéntelo con oído’. Procuren todos su billete de ida, acomódense en su butaca y durante este tiempo háganme el favor de parar sus relojes. El viaje comienza. Hoy: ‘Historia del cine’.

 

 

 

Historia 1

La sección cinéfila y sonora de hoy, el trayecto del siempre mágico viaje en tren que nos une en las ondas, constituye el capítulo cero, el prólogo de algo que se presenta muy grande. Podríamos denominarlo ‘Breve historia del cine’ y aún así nos quedaría pequeño, porque el tema a tratar es inmenso tanto en extensión como en riqueza. El cine nos acompaña desde hace más de cien años, si establecemos la fecha oficial en 1895, considerada generalmente como la que marca el comienzo del hito histórico, la revolución que nos ha atrapado desde entonces y lo sigue haciendo, generación tras generación, acompañándonos durante décadas y haciéndonos soñar, por tanto convirtiéndonos en un poco más libres, en el sentido de libertad que nos aleja de los problemas, como el calmante que alivia un dolor, evadiéndonos de una realidad en ocasiones demasiado pesada. El cine ya posee un largo camino recorrido. La senda que ha atravesado desde el minuto uno hasta nuestros días, a pesar de los obstáculos, entendidos como la misma oposición a la innovación que se da en la propia historia y a través del mismo hombre, ha conformado una entidad tal como la conocemos ahora: fuente inagotable de arte y rica expresión de la cultura. Una cosa hay que matizar y tener en cuenta, porque aunque haya conseguido mucho, el espacio de vida abarcado es joven. El cine es crecimiento constante y realmente ha empezado a dar sus primeros pasos. Y han sido los necesarios para demostrar que es el arte más completo, el que aúna a los demás para crear un todo lleno de significado.

Historia 2

 

¿Qué hubiera ocurrido si Louis y August Lumiere, o Georges Méliès hubieran despertado en nuestros días, de alguna forma que nuestra imaginación nos permitiera abordar?. La sorpresa hubiera sido mayúscula. No para nosotros sino para ellos, exclamando bien alto a propósito de los cambios de este nuevo mundo, comparando los inicios de su época, la era de los pioneros del séptimo arte, con los avances que ya hemos normalizado. Fueron grandes tiempos aquellos, se dirían unos a otros; duros pero reconfortantes, con cada uno de los logros conseguidos por el esfuerzo, la constancia y la lucha por los sueños personales. Por aquel entonces, en aquella etapa de descubrimiento, cada minuto de proyección era un prodigio logrado, la maravilla de la fotografía en movimiento grabada y después reproducida, y un lujo en la creación. Y seguramente recordarían el punto cero, el fascinante día en que todo empezó, aquel 28 de diciembre de 1895, cuando nacía el cine. Y el lugar no podía ser menos, tenía que estar a la altura del acontecimiento: el salón subterráneo del Grand Café de Paris, situado en el Bulevar de los Capuchinos, en la capital francesa, ciudad de la luz, del amor y del cine. Nuestro peregrinaje comienza con un marcado ritmo estacado, en total silencio, impregnado del turbio gris, el blanco y el negro, colores que marchan al son de los obreros que salen de su trabajo en la fábrica, un jardinero con algún que otro problema y la llegada de un tren previo susto del espectador.

 

 

Eran los primeros en este arte y nos hicieron reír y llorar, nos asustaron y nos envolvieron de melancolía. Tuvimos en común con ellos sus quimeras y padecimos el mismo vértigo suspendidos en las manecillas de un reloj, compartiendo el miedo a las alturas y la posibilidad de comernos un zapato. Y llegó el sonido, el sentido que completaba a las figuras de la gran pantalla, con el compás de un Jazz. Se abrió un nuevo periodo de música y voz, y pudimos deleitarnos con la mejor sopa de ganso del menú de las comedias creadas por genios y hermanos, o hacer una visita al entrañable Café de Rick, lugar donde escuchar con atención el piano de Sam y una patriótica ‘Marsellesa’ cantada a coro.

Historia 4

Y apareció el otro elemento que faltaba en la ecuación de luz, movimiento y sonido: el color. Nuestros ojos buscaron algo más, el componente que aportaba nuevas sensaciones a la gran máquina de sueños. El color, junto al sonido, se convirtió en un elemento fundamental de la narrativa cinematográfica. Ahora una mujer juró que no volvería a pasar hambre, en mitad de su gran plantación, en medio de la devastación de una guerra civil, y un individuo bastante ágil bailó bajo la intensa lluvia de un día tormentoso, saltando entre charcos y contagiando su repentina alegría hecha impulso.

Historia 5

La historia del cine sigue su curso, innovando con cada nuevo título, con cada nuevo cineasta, con cada avance mejor que el anterior, creciendo, pintando estrellas en el firmamento del celuloide, sean los eternos actores o los inmortales realizadores y sus obras maestras; materializándose en corrientes y estilos, evolucionando y enriqueciéndose con géneros y temas nuevos. En paralelo a la estructura temporal marcada por la incorporación del sonido y el color, el cine, desde su nacimiento, vive entre diversas ramificaciones, formando importantes y conocidos movimientos. Viajaremos por las vanguardias, por el expresionismo alemán y el neorrealismo italiano; nos adentraremos en la ‘Nouvelle Vague’; hablaremos de cine clásico, de autor, de culto e independiente; y recorreremos el cine contemporáneo hasta terminar en el que vive en nuestro presente. Como anunciábamos en las primeras frases del programa de hoy, este escrito pretendía ser un prólogo, una presentación, la apertura de un telón a una función extraordinaria, la historia del cine, un cuento que deseamos que nunca termine.

Historia 6

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.