Menu

Ventajas de viajar en cine – El Cine de los 80

27 marzo, 2020 - Cine
Ventajas de viajar en cine – El Cine de los 80

Hola excursionistas, soy José Luis Arribas y éste es el súper sonido de ‘Ventajas de viajar en cine’, desde el 102.1 FM Radio La Granja, ‘Siéntelo con oído’. Procuren todos su billete de ida, acomódense en su butaca y durante este tiempo háganme el favor de parar sus relojes. El viaje comienza. Hoy: ‘El cine de los 80’.

 

 

No se trata del permanente y recurrente sueño del nostálgico ochentero, aunque algo de su esencia contenga, pero aquel cine será por siempre irrepetible, en calidad y originalidad, sin importar que el territorio de los efectos visuales todavía fuera una zona misteriosa por explorar. ¿Quién no viajó a lomos de un dragón blanco de la suerte, dispuesto a encontrar ‘La torre de Marfil’?. Al abrigo de la melodía perteneciente a ‘La historia interminable’ se abre el telón de la añoranza, la caja de Pandora de los recuerdos, de aquellos que tuvieron la suerte de vivir su infancia en esa época y de los que sin haberla experimentado la aman igualmente. La imaginación y la creatividad alimentaban todas las historias de aquella gloriosa década, embarcándonos en aventuras que permanecerían en la memoria colectiva de una generación y que perdurarían a través de las siguientes. Y éstas constituyen las razones que explican tanto remake, tanta vuelta atrás a la revisión de títulos de éxito, no sólo de la etapa que hoy nos ocupa, si no también de cualquier otra que destape la nostalgia. Pero sobretodo ocurre con los 80. Gustaban y gustan. Los guiones que pretenden revivir una película reaparecen. Se crean producciones originales basadas en aquellos tiempos retro, como la exitosa serie de televisión Stranger Things. En muchas ocasiones podría pensarse en la falta de imaginación de los creadores. En otras sencillamente porque fue una era mágica y la mayor parte de los presentes consumidores eran los niños de antaño. El mejor ejemplo de nuestro viaje, temporal en todos los sentidos, pertenece a uno de los numerosos buques insignia, estandartes de la cinematografía de los 80, la trilogía de ‘Regreso al futuro‘, las peripecias soñadas por Robert Zemeckis en 1985, convirtiendo un DeLorean en el símbolo imborrable de una máquina del tiempo, y nuestro pasado 2015 en su increíble futuro.

‘Nadie me llama gallina’ repetía Marty McFly, el joven atrapado en un tiempo que no le correspondía, encarnado por Michael J. Fox, y esa capacidad para no callarse, unida al peligroso invento del Doctor Emmett L. Brown, representado por Christopher Lloyd, hacían el resto. ¿Quién no trató de imaginar cómo funcionaba un ‘Condensador de fluzo’?. Todavía pululan debates y teorías en Internet sobre las paradojas temporales que planteaban las películas, saltando sus héroes de 1985 a 1955, al siglo XXI y al lejano oeste americano. Y qué decir del planteamiento original, sobre qué ocurriría si pudieras ir al momento justo en el que tus padres van al instituto, y no solamente eso, cómo te las arreglarías para restablecer lo que tu llegada ha alterado. Cuando todo se solucione, destruye la máquina del tiempo, es el consejo de nuestro querido Doc. ¿Qué otros elementos era mejor evitar?. Si se trataba de fantasmas viscosos color verde, realmente el problema era inevitable.

‘Los Cazafantasmas’ es otro icono, otra joya irreemplazable. ¿A quiénes vamos a llamar?. La canción de Ray Parker Jr. es clara. Ellos salvarían al mundo. La película de Ivan Reitman, estrenada en 1984, nos presentaba a un inolvidable equipo de cazadores de espíritus, tan inolvidable como el elenco principal de actores: Bill Murray, Dan Aykroyd, Harold Ramis, William Atherton, pistola de rayos o neutrones en mano, o quién sabe qué tecnología, nos libraban de las plagas ectoplásmicas y de los espectros provenientes de oscuras dimensiones. La película tuvo su secuela en la misma década, incluso un reboot en el 2016, palabra que designa el relanzamiento, la puesta a cero de un filme, saga o franquicia, siendo en esta ocasión mujeres las que plantaban cara al más allá. Y para dar una vuelta de tuerca al mundo del regreso a lo vintage, en la actualidad tenemos tercera parte, oficial dicen, y dirigida por el hijo de la original: Jason Reitman. Y hablando de otras dimensiones, no en el sentido fantasmagórico anterior, recordemos las historias de otros mundos, otros universos, otros reinos. Como el reino de fantasía con el que hicimos la introducción a nuestro relato.

La película de 1984 basada en el libro homónimo de Michael Ende, ‘La historia interminable‘, dirigida por Wolfgang Petersen, nos presenta al niño Bastian, representación de todos nosotros, soñadores que perdimos nuestra capacidad de imaginar, y su Odisea leyendo el libro tesoro titulado como la misma película. Al otro lado de las páginas, Atreyu, su conexión con la historia dentro de la historia, es el héroe que carga con la misión de evitar la destrucción de fantasía, a manos de una extraña enfermedad que devora todo lo conocido: la Nada. La solución, como se verá, traspasar y fundir sus realidades, involucrarse todavía más y no como simple testigo y lector. Y del desván desde donde Bastian lee, sueña y vive, saltamos a otra buhardilla, lugar encantado y antesala a lo inesperado, donde un grupo de amigos encuentra un mapa misterioso.

‘Los Goonies’, como se hace llamar la pandilla y la película de 1985 realizada por Richard Donner, descubren el mapa de un antiguo tesoro, la última esperanza de evitar el desahucio de sus casas, ayudando a sus padres si finalmente encuentran lo que se esconde en la equis marcada sobre el viejo plano. No se puede ser nostálgico de este cine y no considerarse un Goonie. La historia de la pandilla, perseguidos por ladrones y expuestos a las trampas de los antiguos piratas, dueños del mapa y de lo que esconde el mismo, es la epopeya soñada por los adolescentes de la época, un canto épico a la amistad y al valor. Todo listado representativo de la filmografía asociada a una época determinada es un ejercicio subjetivo, y cada uno añadirá o eliminará las obras que considere, ya que los gustos son propiedad del individuo, pero, amigos de las listas, la estadística sitúa en los primeros puestos de las mismas, filmes que repiten su aparición continuamente en ellas, como por ejemplo el genial póquer que hemos destapado para nuestros oyentes. Seguramente nuestra narración tendrá secuela en un próximo programa y prometemos empezar con el sonido del látigo más famoso del cine.

 

 

3 pensamientos sobre “Ventajas de viajar en cine – El Cine de los 80

Manuel Alcaine

Fe de erratas: El autor de la voz en off de la escena final de “La Colmena” es Teófilo Martínez (Madrid 1913-1995). Pido disculpas.

Respuesta
Jose luis

Un sueño que se a echo realidad’un cine ‘José Luis Arribas Gimeno

Respuesta
José

En hora budena Jose luis arribas Gimeno

Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.