Menu

Nada más que música – Nat King Cole – ‘The extraordinary’

4 febrero, 2021 - Música
Nada más que música – Nat King Cole – ‘The extraordinary’

Hoy dedicaremos nuestros espacio a recordar a un famoso pianista de jazz estadounidense, considerado por muchos como uno de los más influyentes músicos de la era del swing, tanto en su faceta de pianista como en la de líder de grupos, sin olvidar que fue uno de los mejores cantantes de toda la historia del jazz, no en vano vendió más de 75 millones de discos en todo el mundo.
Y efectivamente, lo han adivinado, hablamos Nathaniel Adams Coles, nacido en Montgomery, estado de Alabama, el 17 de marzo de 1919. Señoras y Señores, con todos ustedes… Nat King Cole.

 


 

CARTEL NMQM-Nat King Cole

Su padre, Edward Coles, era carnicero y diácono en la Iglesia Bautista. Cuando su familia se trasladó a Chicago Nat era todavía un niño. Allí, su padre se convirtió en ministro de la iglesia y su madre, Perlina Adams, era la encargada de tocar el órgano de la iglesia. Ella fue la única maestra de piano que tuvo Nat en toda su vida. Pero le enseó bien, aprendió tanto jazz como música góspel y música clásica.
La familia vivía en el barrio de Bronzeville, famoso a finales de los años 20 por su vida nocturna y sus clubes de jazz. Nat visitó con frecuencia estos locales, y es donde escuchó por primera vez a Louis Armstrong. El flechazo con el jazz fue a primera vista.
Anything for you. “Lo que sea por ti”

Influido por estos músicos y enamorado de esta música, Nat inició su carrera artística a mediados de la década de los 30 cuando aún era un adolescente. Adoptó el nombre de Nat Cole, abandonando la “s” de su apellido familiar. Su hermano mayor, Eddie, bajista, se unió a la banda de Nat cuando éste realizó su primera grabación en 1936. Tuvieron un cierto éxito como banda local en Chicago y se convirtieron en habituales en los escenarios de los clubes. De hecho, el sobrenombre de “King” (rey) se lo dieron a Nat en uno de estos locales. Cole participó también como pianista en numerosas giras de otros artistas, y en esto estaba cuando, girando, llegaron a Long Beach (California), y Nat decidió establecerse allí.
Unforgettable. “Inolvidable”.

Nat, que ya había tenido experiencias con grupos, se trasladó a Los Ángeles donde formó el “Nat King Cole Trio”. El trío estaba compuesto por Nat al piano, Oscar Moore a la guitarra y Wesley Prince al bajo.El trío actuó en Los Ángeles desde finales de los 30 y participó también en numerosos programas de radio, cosa muy habitual en la época.
A Cole se le consideraba un pianista de jazz brillante. Apareció, por ejemplo, en los primeros conciertos de “Jazz at the Philharmonic”. Un grupo compuesto únicamente por piano, guitarra y bajo en aquella época plagada de grandes bandas, significó una auténtica revolución e impuso un estilo que más tarde imitaría otros grandes del jazz y del blues como James Brown y Ray Charles.

nat-king-cole2982
Cole actuó también como pianista acompañante de artistas de la categoría de Lionel Hampton.
Sin embargo, Cole no consiguió llegar al gran público hasta 1940, fechas en las que grabaron las canciones que escuchamos hoy.
Como ésta: Walkin’my baby fack home.

Aunque había cantado diversas baladas con el trío, se avergonzaba de su voz y jamás se consideró un buen cantante, cantaba, pero como un complemento más de su espectáculo. Evidentemente, su éxitos posteriores desmintieron todos sus miedos.
A principios de los años 40, el King Cole Trío firmó un contrato con la discográfica Capitol Records, compañía con la que continuó durante el resto de su carrera. En la década de los 50, la popularidad de Cole era tanta que el edificio de la Capitol Records era conocido como “la casa que construyó Nat”.
Nat King Cole y I’m gonna sit right down.

En 1958, Nat “King” Cole dio un golpe de efecto que le permitió extender su ya amplia popularidad a los países de habla hispana. Y lo hizo grabando un disco en español con canciones de varios países hispano-americanos.
En unos estudios de La Habana (hoy pertenecientes a la discográfica cubana EGREM) y de México, grabó su primer LP en este idioma, titulado Cole Español haciéndose acompañar por la orquesta de Armando Roméu hijo y de un conjunto de mariachis, algo sorprendente en un artista proveniente del jazz. Nuestro amigo se aprendió de memoria frase por frase todos los temas por que el hombre no sabía ni una palaba de español y, entre sus muchas cualidades, no se encontraba el don de lenguas.
Y para muestra, este botón: Ansiedad.

Cole alcanzó el número uno de ventas en 1950 con esta canción: «Ansiedad». A partir de ese momento se inició una nueva etapa en su carrera, y se convirtió principalmente en cantante de baladas aunque no olvidó sus raíces en el jazz lo que no evitó que algunos críticos le acusaran de “haberse vendido” a la música comercial.
Nat King Cole se convirtió en el primer afroamericano en tener un programa de radio propio y en 1950 repitió la proeza, esta vez en un programa de televisión. Cole luchó durante toda su vida contra el racismo y se negó a actuar en los lugares en los que se practicaba la segregación racial. En 1956, mientras actuaba en Alabama, sufrió un ataque por miembros del “Consejo de ciudadanos blancos” que pretendían secuestrarlo. A pesar de que sufrió diversas heridas completó la actuación, en la que anunció que sería su última actuación en el sur.
Nat King Cole interpreta: Send for me

Unforgettable

A lo largo de su carrera, compartida con otros grandes músicos con los que formó grupo, empezando por Oscar Moore y Wesley Prince, demostró su maestría con el piano y conquistó, inesperadamente para él, con su voz. Casi sin querer fue adquiriendo el papel de cantante que lo equiparó a otros grandes crooners de su época, como Frank Sinatra.
Con su pose de seductor, se apoderó del mundo del espectáculo porque, a sus incondicionales, no les importaba u color, ni siquiera que tocara para republicanos o demócratas o que no se ciñese a los cánones del jazz y se arropara también de orquestas.
El propio Nat achacaba parte de la calidez de su voz a su vicio de fumador, al cual nunca renunció, hasta el punto de que le causó la muerte. King Cole falleció a causa de un cáncer de pulmón galopante, con 46 años, privando al mundo de una de sus mejores voces y pianos del jazz.

Hoy hemos visto al Nat King Cole más intimista, más baladista. Dentro de unos días volveremos con este artista para recordar sus éxitos como pianista de jazz. Estoy seguro de que todos conocíais a Nat King Cole pero creo que ha sido bueno refrescar algunas de sus mejores canciones, una música que derrocha swing por todos los poros de su piel y que creo que nos acompañará siempre.
Por hoy nada más, nos vemos o nos oímos la próxima semana. Hasta entonces… ¡Buenas Vibraciones!!!

 

 

Logo Siéntelo CO RADIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.