Menu

Nada más que música – Billie Holiday

4 octubre, 2020 - Música
Nada más que música – Billie Holiday

¿Qué tal amigos? Qué verano más raro ¿no? Bueno, en cualquier caso, parece que la rutina vuelve a apoderarse de nuestras costumbres y que, por fin, volvemos a oírnos en directo.
La temporada que hoy iniciamos va a ser un poquito distinta a las anteriores, vamos a dar una vuelta de tuerca a nuestro programa y en esta temporada, y ya veremos en las siguientes, vamos a escuchar mucho más detenidamente algunos de los artistas que han marcado hitos en la historia de la música.
Como siempre, el criterio de selección es absolutamente subjetivo, o sea, que son los que me gustan a mí pero espero y deseo que sean los que, también, os gusten a vosotros.
En cualquier caso, este nuevo contenido del programa, nos permitirá conocer un poco mejor a compositores, interpretes, músicos, en fin, a todos los partícipes de esas pequeñas y redondas obras de arte que son los discos.

 


Billie Holiday-1

 

Así que, empezamos.
Y lo haremos con una, según muchos, de las tres mejores voces del jazz. Con todos ustedes… Billie Holiday.

La canción que acabamos de escuchar, StrangeFruit (Fruta rara, en español) es una canción de 1939 que Billie Holidayhizo mundialmente famosa. La versión de hoy se grabó en Nueva York en junio de 1956. La letra y la música es de Abel Meeropol, y fue una de las obras de arte que predicó con más fuerza en contra de los linchamientos en los estados del sur de los EE. UU. y uno de los primeros lemas del movimiento por los derechos civiles estadounidenses. La expresión StrangeFruit se estableció como símbolo de los linchamientos.
En la canción se habla del cuerpo de un negro que cuelga de un árbol. La letra obtiene su fuerza emocional de confrontar la imagen bucólica del sur tradicional con la realidad de los linchamientos. En la segunda estrofa, por ejemplo, se dice: Pastoral escena del galante sur/los ojos abultados, la boca torcida/el aroma de las magnolias, dulce y fresco/y de pronto el olor de la carne quemada.
Tremenda. Pero seguimos.
Vamos a escuchar ahora WeI’ll Be Together Again, una canción compuesta en 1945 por Carl Fischer y con letra de Frankie Laine. “Estaremos juntos de nuevo”.
Una pareja se está despidiendo por una separación temporal, o eso esperan.

Sin lágrimas, sin miedos
Recuerda que siempre hay un mañana
¿Y qué si tenemos que separarnos?
Estaremos juntos de nuevo.
Habrá momentos en que sé que estarás solo
Momentos en los que sé que estarás triste
Pero no dejes que la tentación te rodee
No dejes que el blues te haga malo.

Esta canción ha sido grabada por numerosas estrellas como Frank Sinatra , Louis Armstrong , o Tony Bennett . Pero nadie, nadie, lo ha hecho como Billie Holiday.

StrangeFruit

La inconfundible voz de Billie Holiday fue cambiando con el tiempo. Su primera grabación, realizada a mediados de 1930, mostró una voz infantil y llena de vitalidad. A principios de 1940, su forma de cantar comenzó a volverse más sugerente gracias a su gran capacidad interpretativa.
Muchos describían su voz como cariñosa, dulce, aunque desgastada, experimentada, triste y sofisticada.
De esta época es “Body & Soul” (Cuerpo y alma), una canción clásica del repertorio melódico estadounidense, compuesta en 1930 por Johnny B. Green y grabada en Los Angeles en 1957 por Billie Holiday.

A medida que fue creciendo, los efectos del abuso continuado de las drogas cambiaron considerablemente el registro de su voz, convirtiéndola en algo más roncay que nos descubría a una mujer con un registro limitado, pero con un fraseo y una emotividad maravillosa.
En 1958, un año antes de su muerte, grabó en Nueva Yorck con la orquesta de Ray Ellis “I’m a fool to want you”. El famoso director recodaba la grabación: “Puedo decir que el momento más emocionante que he vivido en un estudio fue cuando la escuché interpretar esta canción. Había lágrimas en sus ojos”.
La voz puede que no fuera la misma pero la pasión y la emotividad era la de siempre.

 

“These Foolish Things” es un estándar escrito por el músico inglés Jack Strachey.
La versión que hizo Billie Holiday de la canción con la orquesta de Teddy Wilson era una de las favoritas de Philip Larkin, el famoso crítico de jazz, quien dijo: “Siempre he pensado que las palabras eran un poco pseudo-poéticas, pero Billie las canta con una convicción tan apasionada que creo realmente que ellas las convierten en poesía”.
La versión que escucharemos ahora es una grabación de 1952 y, para la ocasión, está acompañada nada menos que por el trio de Oscar Peterson, al piano, Ray Brown al contrabajo y Barney Kessel a la guitarra. Otro lujo.

Billie Holiday-2

 

Hoy hemos repasado un puñado de grandes baladas interpretadas por la genial Billie Holiday, otro día lo haremos sobre sus propias composiciones. Vamos a despedirnos de esta genial y desdichada mujer con otro de sus éxitos, una canción en la que nos cuenta como el dolor que siente en su corazón vuelve, día tras día cuando pensaba que, al pasar la noche, todo habría desaparecido. Una declaración de su propia vida. La grabación es de 1956.
Good morning, heartache. Buenos días, dolor de corazón.

Bueno amigos, pues esto ha sido todo por hoy. Creo que el formato monográfico nos va a permitir calar más hondo en la personalidad y en la música de nuestros artistas favoritos.
Así que, el próximo día, repasaremos la vida y milagros de algún otro personaje centrándonos en sus discos más emblemáticos.

Os espero a todos el próximo jueves, que no falte nadie. Hasta entonces… ¡¡¡Buenas vibraciones!!!

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.