Menu

Nada más que libros – “La Madre” – Máximo Gorki

19 junio, 2020 - Literatura
Nada más que libros – “La Madre” – Máximo Gorki

“En el arrabal obrero, la sirena de la fábrica lanzaba cada día al aire, saturado de humo y grasa, su vibrante rugido; obedientes a su llamada, unos hombres sombríos, de músculos entumecidos por la falta de sueño, salían de las casuchas grises, corriendo como cucarachas asustadas. A la luz fría del amanecer, iban por la calleja sin empedrar hacia los altos jaulones de la fábrica, que les esperaba, segura, indiferente, alumbrando la fangosa calzada con sus decenas de ojos cuadrados y grasientos. Chocleaba el barro bajo los pies. Resonaban voces soñolientas en roncas exclamaciones, groseras injurias rasgaban el aire con rabia, y una oleada de ruidos diversos venía al encuentro de los obreros: el pesado jadeo de las máquinas, el gruñido silbante del vapor. Sombrías y severas destacábanse las altas chimeneas negruzcas, que se alzaban sobre el arrabal como gruesos mástiles”.

‘La Madre’ – Máximo Gorki

 

 


 

Maxim_Gorky-1

Alekséi Maksímovich Péshkov, Máximo Gorki, nació el 28 de marzo de 1.868 en Nizhni-Nóvgorod, distrito del Volga, Rusia. Miembro de una familia de artesanos comenzó a trabajar a los once años: fue chatarrero, recadero en una tienda, lavaplatos en una barco del Volga, cargador en los muelles y en Kazán adonde había llegado con el propósito de ingresar en la universidad, tuvo que colocarse de panadero. En su peregrinaje llegó a Tiflis, donde un ferroviario, impresionado por sus relatos, le obligó a sentarse a la mesa y a escribir. Así surgió el relato “Makar Chudrá”, y el escritor Gorki, que significa “Amargo”. Makar Chudrá, un vagabundo que ama la libertad por encima de todo, pertenece al tipo humano que prefería Gorki en su primera etapa de escritor. Este hombre liberado del deseo del poder material, automarginado y que detesta la vida considerada normal, esta vinculado desde entonces al nombre de Gorki. Estos personajes son también protagonistas de otros relatos del autor y en esta preferencia por el individuo dueño de su destino, por el hombre pequeño.

Con el nuevo siglo XX, Gorki se inicia como novelista, explora nuevos ambientes y relaciones sociales que pertenecen exclusivamente a la era capitalista. “Fomá Gordéev” de 1.899 y “Los tres” de 1.900, son dos novelas de esa época. En 1.906, durante la estancia en los Estados Unidos, adonde había ido a recaudar fondos para la socialdemocracia rusa, Máximo Gorki escribe “La madre”, una novela en la que por primera vez aparece el proletariado como una clase con señas de identidad propias. Fracasada la revolución rusa de 1.905, Gorki se instala en la isla italiana de Capri. Allí escribe en 1.908 la novela “La confesión” , donde su personaje principal, Matvei, desengañado de la religión oficial, busca la fe auténtica y descubre que el Dios verdadero es el pueblo, que con su poder colectivo obra milagros. Este intento de síntesis de los objetivos sociales del marxismo y de los principios morales tomados de la religión, se denominó “edificación de Dios”. La actitud de Gorki fue tanto más desconcertante cuanto que después de “La madre” parecía que su compromiso con la ideología marxista era definitivo. Esta desviación del materialismo marxista originaría un distanciamiento entre Gorki y los bolcheviques. Las obras más importantes de este periodo son las novelas cortas son “La ciudad de Okúrov”de 1.909 y “La vida de Matvéi Kozhemiakin” de 1.910-1.911, en las que describe a gente provinciana. En 1.913, acogiéndose a una amnistía, Gorki regresó a Rusia. Es mundialmente famoso como no lo fue en vida ningún literato ruso. Tal vez por eso se siente impulsado a escribir obras sobre sus experiencias antes de ser escritor. Así entre 1.912 y 1.916 aparece la serie autobiográfica “Por Rusia”, compuesta por relatos vivenciales, en los que el autor rememora los años de su peregrinaje por las estepas. Fue una dura peripecia, en la que la vida pocas veces le ofreció su lado amable. No obstante en estos cuentos late la alegría del escritor por su reencuentro con la juventud y la patria. Entre 1.913 y 1.916 escribe las dos primeras partes de su trilogía autobiográfica: “Infancia” y “Por el mundo”, que cierra en 1.922 con “Mis universidades”.

Gorki muestra despiadadamente la crueldad en la que crece un niño del pueblo; es ese ambiente desfavorable tanto más humanos y conmovedores resultan los personajes como la abuela, llena de bondad y nobleza, que define el auténtico carácter popular que siempre interesó a Gorki. En tales circunstancias, un elemento poderosamente liberador son los libros, que traen al niño la fe en la existencia de un mundo mejor, habitado por hombres buenos. Al estallar la revolución de Octubre de 1.917, Gorki expresó sus temores con respecto a los instintos anarquistas de las masas en una serie de artículos que se conocen con el título general de “Reflexiones intempestivas”. Esta actitud, que le convertía en una rémora para los propósitos de los bolcheviques, unida a un agravamiento de su proceso tuberculoso, le obligó, a instancias de Lenin, a abandonar Rusia en 1.921. Vivió principalmente en Italia, en Sorrento, hasta 1.931, fecha de su retorno definitivo a la ya U.R.S.S. Durante esa segunda emigración el autor escribió varios ensayos sobre las figuras egregias de la Rusia que él conoció, entre los que destacan los dedicados a Tolstoi y a Lenin. En 1.925 escribe la novela “Los Artamónov”, que a través de tres generaciones de mercaderes recoge la historia del capitalismo ruso, su aparición retardada, pero con extraordinaria pujanza, y su decadencia en tiempos de la revolución. Desde 1.925 y hasta el final de sus días Gorki trabajó en “La vida de Klim Samguín”, su novela más ambiciosa y extensa, que consta de cuatro tomos, el último inacabado.

Maximo Gorky - La madre-2

La aparición de la clase proletaria en el escenario social sirvió de argumento a muchas novelas de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Los obreros de esas obras viven una existencia infrahumana en sus míseros arrabales, donde son cotidianas las peleas y las borracheras. Su líder es el personaje que más cabalmente encarna todo lo que la masa tiene de brutal y detestable. Más o menos así comienza “La madre” de Máximo Gorki. Pero ese infierno en el que otros escritores han dejado a sus personajes, es para Gorki el punto de arranque. A diferencia de sus predecesores, el novelista ruso dedica a la descripción de la mísera descripción del obrero sólo unas pocas páginas al principio del libro. El proletariado es para Gorki la clase del futuro; por eso relega al comienzo lo que esa nueva clase tenía de anárquica y de impulsiva. En su acusación de la realidad social, Gorki seguía la línea de la literatura clásica rusa, pero al mismo tiempo introducía algo nuevo: mostraba a hombres dispuestos a la transformación revolucionaria de la sociedad. La novela tiene como idea principal el doloroso y complejo proceso por el que el hombre proletario supera su conciencia de esclavo, su propia identidad social, y se transforma en combatiente por una existencia mejor. Pável Vlásov y sus amigos encarnan la idea progresista y revolucionaria que penetra en el movimiento obrero para desplazar lo que hay en él de azaroso y espontáneo. Pero la novela se llama “La madre”. Podría pensarse que ella, Nílovna, es un personaje tangencial al argumento, pues el conflicto social, que es el eje de la historia, repercute en ella indirectamente. Pero la madre vive ese proceso redentor de una manera especialmente dolorosa. Sometida al doble yugo de mujer y de esposa de obrero, Nilóvna se inicia en la lucha exclusivamente por amor a su hijo. Mas, poco a poco, va superando el miedo y la desconfianza en los demás y al final comprende y asume la verdad de sus ideas. La novela provocó muchas discusiones y la crítica encontró en la obra un excesivo subjetivismo romántico, una elevación de los personajes por encima de sus circunstancias reales y consideró a la madre una mujer idealizada, poco típica de los ambientes en los que transcurrían los acontecimientos. Otros censuraron el excesivo compromiso político del autor. Mas precisamente la clara intención política hizo que esta obra fuera la más leída y una de las que mayor influencia ejercieron en la novela social del siglo XX. Pero si no fuera más que eso no pasaría de ser un panfleto bien intencionado, como ocurre con algunas de las múltiples imitaciones de esta obra. La novela de Gorki es la respuesta literaria a una situación histórica; en ella la intención va unida a la calidad y su intriga mantiene el interés del lector. Además está hecha con honestidad y pureza de sentimientos. Es una novela que proclama el optimismo social y la fe romántica en el hombre. Y eso la mantiene viva y actual.

Poco tiempo después de ser publicada, en 1.906, la novela fue traducida a las principales lenguas europeas. En “La madre”, el escritor se inspiró en hechos reales, que ocurrieron en las fábricas de Sormovo. Conoció a sus héroes: el obrero Zalómov (en el relato Pável Vlásov) despierta a la vida del espíritu y entra en la acción revolucionaria. Su madre Anna (la Nilóvna del libro), se presta a la peligrosa misión de repartir panfletos. Cuando Gorki regresó a Nizhni-Nóvgorod, su ciudad natal, en Octubre de 1.902, poco antes del proceso de los obreros, ya se había ocupado de su defensa.

El relato apareció en una revista norteamericana, en 1.906, y luego en forma de volumen en Nueva York y Londres. Sin embargo sólo en 1.907 apareció en ruso en Berlín. La prensa obrera se apoderó de ella de inmediato, en Alemania, Francia e Italia, y la hizo circular en forma de folletín o de suplementos literarios. En Rusia se publicó la primera parte, muy censurada, en la revista Znanie, que fue inmediatamente secuestrada. El Comité para asuntos de la prensa tomó la decisión de perseguir al autor como “propagador de una obra que incita a cometer graves delitos, provoca la hostilidad de los obreros respecto de las clases poseedoras y hace un llamado al desorden y a la rebelión”. Sin embargo, ilegalmente, circuló la versión íntegra de “La madre” en su versión berlinesa, hasta que con posterioridad a 1.917, tras la revolución, fue publicada en Rusia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.