Menu

Zaragoza te habla – La Universidad de la Magdalena

18 enero, 2020 - Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – La Universidad de la Magdalena

En el programa de hoy, primero de este año 2020 y por fin con el nuevo Gobierno de España coalición progresista en marcha, os propongo que nos bajemos hasta la plaza de la Magdalena para acercarnos a la que fue la histórica ubicación de los Estudios Generales o Universidad de Zaragoza.
Fundada oficialmente en 1583, estaba delimitada por la plaza de la Magdalena y la Puerta de Valencia al sur, la plaza y calleja de la Universidad al oeste, el colegio de la Trinidad al Norte, y el tramo más bajo del Coso, llamado de la Portaza porque terminaba donde estaba esa homónima puerta, puerta luego llamada del Sol, hasta su derribo en 1869. El original edificio universitario tenía planta irregular, y un gran patio o claustro vertebraba los edificios de las aulas, el “Teatro de la Escuela” o paraninfo, la capilla y la torre del reloj. Sus dos accesos principales estaban establecidos uno al este, en el Coso, donde estaba la “entrada magna” y al oeste, en la calle de la Universidad.
Durante los asedios franceses de principios del siglo XIX, la Universidad fue militarizada por orden de Palafox y convertida en sede de la Maestranza de Ingenieros, lo que la convirtió en objetivo de guerra, resultando afectada de gravedad, tanto en su estructura como en los fondos documentales que albergaba. No obstante, tras la salida francesa de la ciudad en 1813 las actividades académicas se reanudaron en los espacios que no habían sido afectados. Años después, el derribo en 1867 de la Puerta de Valencia fue aprovechado para ampliar y remodelar la antigua plaza de la Magdalena, y la Universidad realizó una intensa reforma que la dotó de una nueva gran fachada principal ya recayente a la plaza, visible en las fotos de la zona de finales del siglo XIX.
La recuperación de los estudios de las Facultades de Medicina y de Ciencias permitió proyectar para ellos un nuevo edificio en la dirección del ensanche de la ciudad hacia el sur, que sería inaugurado en 1893, junto a la actual plaza de Basilio Paraíso. Por ello, y desde entonces, la Universidad de la Magdalena sería la Universidad Literaria, sede de los estudios de Humanidades. Al albur de la Exposición Hispano-Francesa de 1908, la Universidad fue objeto de una gran reforma proyectada por Ricardo Magdalena que tras su finalización en 1913 le dotó de su definitivo aspecto, tanto externo como interno, del que nos quedan bastantes testimonios gráficos, sobre todo de la nueva fachada a la plaza.
Al principio de los años 30 del pasado siglo XX, el edificio de la plaza de la Magdalena albergaba las Facultades de Derecho y Filosofía y Letras, el Archivo y Biblioteca universitaria, y además la Escuela Normal de Maestros. Durante la Segunda República se planeó la construcción de una moderna ciudad universitaria junto a la proyectada plaza de España en el ensanche de Miralbueno. Tras la Guerra Civil, y conforme entraban en funcionamiento las nuevas Facultades del campus de San Francisco, el viejo caserón universitario de la Magdalena se fue despoblando de sus funciones. A finales de los años 60 el Gobierno planeó su derribo para dar paso a modernas instalaciones de educación primaria y secundaria. Así se hizo, dejando sola la llamada capilla de Cerbuna, declarada Monumento Histórico-Artístico, que en 1973 se derrumbó porque sin otros apoyos materiales y presupuestarios, sólo podía hacer eso. De esta forma, y tras retirar los materiales caídos, el solar fue habilitado para las instalaciones educativas que hoy ocupan su espacio. Una placa instalada en 1991 en la plaza de la Magdalena recuerda, para quien no pueda llegar a creérselo, que aquí estuvo la histórica Universidad de Zaragoza.

 

Universidad Magdalena 1932 – Fotografía Martín Chivite. Heraldo de Aragón. 10-05-1932. El Debate parlamentario sobre el Estatuto de Cataluña pronto se extendió a un agrio debate paralelo en los periódicos, especialmente entre la prensa más reaccionaria. En la calle, los elementos de la derecha más extrema, provocaron graves sucesos, como este de Zaragoza que saltó a la prensa estatal. En la Plaza de la Magdalena, entonces sede del Rectorado y las Facultades de Derecho y de Filosofía y Letras de la Universidad, estudiantes contrarios al debate del Estatuto, desempedraron adoquines del firme, los introdujeron al interior de la Universidad, y se hicieron fuertes dentro. Avisados los Guardias de Asalto, fueron exhortaron a que depusieran su actitud, a lo que respondieron lanzando adoquines, uno de los cuales impactó sobre un Teniente, causándole heridas graves. Además, en los altercados que siguieron, con intercambio de disparos de bala incluido, resultaron heridos un par de estudiantes, y un Cabo. La Guardia de Asalto entró en el recinto, detuvo a 60 estudiantes, y cesaron los disturbios. Al lugar acudieron el Gobernador, el presidente de la Audiencia Territorial, y un juez instructor. La Junta de Gobierno de la Universidad lamentó lo sucedido, censuró el proceder de los causantes de los desórdenes, aplicó el Reglamento de disciplina escolar a los escolares menores de edad implicados, y abrió un expediente para depurar responsabilidades. Además, la Universidad fue clausurada dos días. Fuente: ABC Madrid. En la imagen, publicada en prensa después de los hechos, algunos de los estudiantes detenidos en el momento de abandonar el edificio de la Universidad de la Magdalena. Adoquines implicados, en el suelo. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Pl. de la Magdalena 1932 – Una imagen, dos versiones, dos autores de la fotografía. La primera versión habla de “sangriento choque entre los estudiantes zaragozanos y los guardias de Asalto”, enviados “para calmar la actitud levantisca de los escolares, originada, al parecer, por los exámenes de la Normal”. A falta de información, elementos paranormales: “En los sucesos se mezclaron elementos extraños”. Fin de la información. Conclusión inferida: el stress académico de los alumnos del Instituto Universitario de la Magdalena (junto a la Universidad) les provocó una transitoria enajenación colectiva, de forma que la emprendieron a adoquinazos contra la Guardia de Seguridad y Asalto, y se armó la de San Quintín. No entiendo nada, pero pobres chicos. Fotógrafo declarado: A. de la Barrera. La segunda versión introduce un elemento perturbador que modifica bastante el punto de vista: “los estudiantes de Zaragoza deseaban llevar a cabo una manifestación contra el Estatuto catalán, y arrojaron piedras desde los balcones de la Universidad contra los guardias de asalto enviados para impedir dicha manifestación”. Fogosidad juvenil mal enfocada. Estos chicos… Fotógrafo declarado: Díez. En aquellas tensas semanas, el debate parlamentario sobre el proyecto de Estatuto de Cataluña generó un agrio debate paralelo en los periódicos, especialmente entre la prensa más reaccionaria. Había debate y contraste de posiciones, pues había República (democracia). En la calle, elementos de las bases sociales de la derecha más extrema, llamados a la acción, provocaron graves sucesos, como este de Zaragoza. En la Plaza de la Magdalena, sede del Rectorado y de las Facultades de Derecho y Filosofía y Letras de la Universidad, estudiantes (y no estudiantes) contrarios al debate del Estatuto convocaron una manifestación que no fue autorizada. Ante ello, desempedraron adoquines del firme, los introdujeron al interior de la Universidad, y se hicieron fuertes dentro. Avisados los Guardias de Asalto por el Rectorado, acudieron a la plaza y les exhortaron a que depusieran su actitud. Respondieron lanzando adoquines, impactando uno de ellos en un Teniente, y causándole heridas graves. En los altercados que siguieron, con intercambio de disparos de bala incluido, resultaron heridos un par de estudiantes, y un Cabo. La Guardia de Asalto entró en el edificio, detuvo a los alborotadores, y cesaron los disturbios. Al lugar acudieron el Gobernador Civil, el presidente de la Audiencia Territorial, y un juez instructor. La Junta de Gobierno de la Universidad lamentó lo sucedido, censuró el proceder de los causantes de los desórdenes, aplicó el Reglamento de disciplina escolar a los escolares menores de edad implicados (ajenos a la Universidad), y abrió un expediente para depurar responsabilidades. La Universidad fue clausurada dos días. En la imagen, escenificación para la prensa de la salida de la Universidad de la Magdalena de algunos de los estudiantes detenidos. Adoquines implicados, en el suelo. Fuente visual: revistas “Estampa”, y “Crónica” (Madrid). Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Universidad Magdalena c.1952 – Imagen del patio de la antigua Universidad Literaria de la Magdalena, hacia 1952. Sobresale la cubierta del “Teatro mayor”, o antiguo Paraninfo. Pocos años después de la captura de esta imagen (1956), el Ministerio de Educación trasladó los principales fondos de esta biblioteca a la nueva Facultad de Filosofía y Letras del Campus de San Francisco, iniciando una etapa de abandono que terminó con el derribo y hundimiento del conjunto. A la derecha queda el estrecho Coso Bajo, que tras el derribo de la Universidad en 1968, por fin pudo convertirse en un espacio liberado para la circulación motorizada y el progreso a ella asociado. Tras la espadaña, reloj y biblioteca, quedaba el edificio del viejo Instituto “Goya” de la Magdalena, lindero con las calles Trinidad, y Universidad. Fuente visual: La Zaragoza de José Martí, Manuel García Guatas, IFC, 1999. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Universidad Magdalena 1968 – Imagen capturada desde la plaza de la Magdalena durante el derribo de la antigua Universidad Literaria allí ubicada. Considerada mayoritariamente un “caserón inmenso que no admitía reformas satisfactorias”, estrangulaba además el vital tráfico rodado del Coso Bajo, pues cuando fue construida no se tuvo la previsión de pensar en él. En primer plano, montoneras de piedras y cascotes de ladrillos producto del derribo. Al frente, la “Capilla de Cerbuna”, sede de la Biblioteca universitaria, mantenida en pie y declarada Monumento Histórico-Artístico (Decreto de 13 de marzo de 1969), aunque cuatro años después se hundirá como resultado de no haber realizado ninguna obra de consolidación y/o protección efectiva del edificio que, aislado de las construcciones que le arropaban, terminó cayéndose “solo”. A la derecha, el Coso Bajo. Sic transit gloria Urbis. Fuente visual: Joaquín Gil Marraco (Catálogo Exposición grupo “Calle a Calle”, Colegio de Arquitectos de Zaragoza, abril/mayo de 1980). Amable aportación de José Luis Cintora. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.