Menu

Nada más que música – Punk – II – Sex Pistols y más…

17 enero, 2020 - Música
Nada más que música – Punk – II – Sex Pistols y más…

Ya vimos la semana pasada que el punk fue un grito en la noche mantenido con la secuela de la crisis, bueno pues, los que más gritaron en ella fueron los Sex Pistols

 

 

Malcon McLaren era un listillo empresario y productor con una tienda de moda en King’s Road. Un día descubrió a un trío de músicos formado por Steve Jones (guitarra), Glen Matlock (bajo) y Paul Cook (batería). Les buscó un cantante y encontró a John Lydon, al que rebautizó como Johnny Rotten (algo así como Juanito el podrido). En plena ascensión punk, Malcon consiguió que EMI les diera 40.000 libras por ficharlos, la cantidad más alta pagada en la historia por unos desconocidos. Entonces sucedió lo impensable: al programa Today de la BBC, presentado por Bill Grundy, tenía que asistir Queen. Cuando ellos lo cancelaron por un imprevisto, EMI decidió aprovechar el hueco para promocionar a su nuevo grupo. Los Sex Pistols fueron a la BBC y… la televisión tardó solo un minuto y medio en cortar la emisión. Dijeron tantos tacos y groserías que el escándalo fue mayúsculo. EMI liquidó el contrato con 50.000 libras de indemnización.

La nueva compañía de los Sex Pistols fue AandM Records. El 12 de marzo de 1977 firmaron el contrato en un tenderete instalado frente al Palacio de Buchingham porque el nuevo single del grupo iba a ser “God saves the Queen”. La canción no era precisamente un himno por los veinticinco años de reinado de Su Majestad, celebrado entonces. La reacción de los artistas de la compañía, como Rick Wakeman o Peter Frampton, fue protestar y amenazar a la empresa por compartir sello con los Pistols. La discográfica temió perder a sus estrellas. Poco después los miembros del grupo dieron una paliza a un DJ que no quiso poner su disco en la radio. Al final, la compañía rescindió el contrato con otras 75.000 libras de indemnización. El grupo era rico con solo dos singles.

Con la entrada de Sid Vicious al bajo, los Sex adquirieron ya toda su fama. A Matlock lo echaron por decir que le gustaban los Beatles. Finalmente fue Virgin la compañía que editó “God saves the Queen” y el controvertido LP Never mind the bollocks, here’s the Sex Pistols. Las tiendas de discos se negaron a vender el álbum, las emisoras no lo radiaron. El título ya era obsceno de entrada (Nos importe huevo, somos los Sex Pistols”. Tuvo que venderse dentro de una bolsa negra. La policía inglesa envió agentes tienda por tienda poniendo tiras adhesivas negras sobre la palabra bollocks. Se multó a las tiendas que desafiaron al sistema y lo exhibieron en sus escaparates. Y, pese a todo, el single vendió 250.000 copias y el LP llegó al número 2 de las listas de éxitos.

 

 

Los Sex Pistols estaban en lo más alto, desafiando al sistema y sirviéndose de él a la vez. Sus escándalos eran constantes (un grupo neonazi acuchilló a Rotten, ya como guinda del pastel). Y de pronto, en plena gira americana, viéndose caminar sobre alfombras rojas y tratados como estrellas, viajando en limusinas o durmiendo en suites, se separaron. Simple y rápido. Su vida se resumió en el documental “La gran estafa del Rock and roll”.
Lo que siguió fue otra historia. Rotten formó una nueva banda, Public Image Ltd., y Sid Vicious fue acusado un año después de haber matado a su novia Nancy. Salió en libertad provisional y murió de una sobredosis de heroína el 2 de febrero de 1979. Una vida de cine. Y si… también fue llevada al cine.

 

 

 

El Punk no sobrevivió, pero muchos de los artistas nacidos bajo su influencia si lo hicieron, pero evolucionando rápidamente hacia otros estilos. Los Boomtown Rats, con Bob Geldof al frente tuvieron un gran éxito con I don’t like Mondays. Geldof, unos años más tarde de este éxito organizó el macro festival Live Aid (en español, Ayuda en Directo) fueron dos conciertos realizados el 13 de julio de 1985 de forma simultánea en el Estadio Wembley de Londres y en el John F. Kennedy Stadium de Filadelfia, con el motivo de recaudar fondos en beneficio de los países de África Oriental, en concreto Etiopía y Somalia. Pocos meses antes, músicos estadounidenses habían editado el famoso “We Are The World”, pero eso es otra historia, vamos a escuchar a las ratas de Boontown: I don’t like Mondays.

 

 

Otro grupo que evolucionó tras haber simpatizado con el punk fue The Stranglers, formado en 1974 en el Reino Unido aunque su relación con punk está basada más en sus actitudes que en la música. Realmente, esta gente ha explorado multitud de estilos.
En diciembre de 1976 una discográfica les ofreció 40.000 libras esterlinas por un contrato en exclusiva. Aceptaron claro, y en febrero de 1977 grababan su primer single, que llegó al número 4 de las listas de éxitos británicas. Un par de meses después apareció el álbum Rattus Norvegicus, que tuvo una buena aceptación por el público. En sus letras se metían con todo: con el punk convencional y con el modo de hacer y de decir las cosas en aquel tiempo. Pero se pasaban bastante. En una ocasión publicaron unas durísimas palabras dirigidas a las mujeres y al feminismo y fueron acusados de misoginia, con razón, desde luego.
El grupo, editó en septiembre de 1977 su segundo álbum, No More Heroes, que llegó al segundo puesto de las listas de éxitos, mientras que el single homónimo entró en el Top 10. En el transcurso de sólo dos años Stranglers habían conquistado un papel relevante en la escena británica, por encima de los demás grupos punk. Sus actuaciones en vivo eran duras, agresivas, descaradas, mientras que sus discos mostraban cada vez un mayor refinamiento, o sea, nada de Punk

The Jam fue un grupo inglés de finales de los años 70 y principios de los años 80. Fue uno de los grupos más populares de aquella época. Llegaron a colocar 18 sencillos en el Top 40 de las listas del Reino Unido, desde su debut discográfico en el 77 hasta su última canción en 1982.
Comenzaron su andadura en el 72 de forma amateur en Woking, (Surrey), lugar de origen de los componentes del grupo. A finales de 1976 se dieron a conocer en los Clubs de Londres, y grabaron sus primeros discos en plena explosión punk. Ficharon por Polydor por muy poco dinero (unas 6.000 libras), lo que no les impidió ser un grupo de gran éxito. Su primer número 1 fue el sencillo Going Underground, editado el 14 de marzo de 1980, que llegó al lugar número 1 en la primera semana, algo que antes solamente habían conseguido Elvis Presley, Beatles, y Slade.
La popularidad del trío fue especialmente importante en el Reino Unido, rivalizando con nuestros otros conocidos, The Clash. Fuera de sus fronteras también tuvieron bastante éxito en países del centro y norte de Europa e incluso finalmente en Japón. En cambio, a pesar de intentarlo con algunas giras, no conquistaron el mercado americano, quizá por el muy marcado carácter inglés de las letras y del estilo de la banda, en un momento en que a pesar de existir el género new wave en América, la moda y gustos musicales en los EE.UU. se movían en otras direcciones. Este es su éxito Going Underground

7

Declan Patrick MacManus, más conocido por su nombre artístico Elvis Costello nació en Londres, el 25 de agosto de 1954.
Se inició en la escena pub rock londinense a mitad de los 70 desde donde vio llegar como observador privilegiado la new wave y el punk, movimientos con los que se asoció.
El pub rock viene a ser otro de los precursores de la escena punk rock de Gran Bretaña
En 1975 McManus llevaba una aparente vida convencional, casado y con hijo, y empleado en diferentes trabajos administrativos. No obstante, componía y movía sus maquetas hasta que la independiente Stiff Records le contrató; Jack Riviera, director del sello, le propuso nombre artístico más sugerente, combinando el nombre de Elvis Presley y su apellido materno: Elvis Costello ya era una realidad.
El revolucionario año 1977 marcó la carrera de Costello: a su fichaje por Stiff a inicios de año, le sigue la edición de su primer sencillo Less than zero en abril, y de “Alison” en marzo, y en verano su LP My aim is true. La portada con un Costello con Fender Jazzmaster en ristre, enormes gafas de pasta, piernas en cuña embutidas en pantalón pitillo, referencias estéticas al punk y a Buddy Holly y pose desafiante era TODA una declaración de intenciones. My aim is true.

La banda que acompañó la grabación fueron los americanos Clover, pero ese mismo verano, Costello reclutó a lo que sería su banda estable durante mucho tiempo, The Attractions, formada por Steve Nieve al piano, Bruce Thomas al bajo y Pete Thomas a la batería.
En los dos años siguientes publicó con nuevo sello otra colección de singles con un estilo igual de urgente e intenso que en sus comienzos, pero más crudo y directo, a lo mejor influenciado por la escena punk del momento.
Elvis Costello es un músico prolífico, ha publicado numerosos trabajos con un éxito considerable, pero no es un artista cómodo; el 26 de julio de 1977, Costello fue arrestado por escandalizar frente al hotel Hilton de Londres durante la convención anual de los directivos de la compañía discográfica CBS, la misma que más tarde lo pondría bajo contrato para el territorio americano. Su insolencia tenía un objetivo publicitario evidente.
En otra ocasión, estando en EE.UU., fue invitado a participar en el prestigioso programa televisivo Saturday Night Live: se presentó con los Attractions y cantó una desenfrenada versión de ‘Radio radio’, una canción que ataca al poder de este medio de comunicación. En fin…

En julio del 2018 Elvis Costello canceló los seis últimos conciertos de la gira que le llevaba a recorrer Europa tras someterse a una delicada operación para tratar un cáncer agresivo que se le había detectado hace tiempo. Afortunadamente, el asunto no fue a mayores y en octubre de ese mismo año ya estaba otra vez en la carretera, con nuevo disco y nuevo grupo. Elvis Costello y The Imposters en “Don’t look NoW”.

 

Bueno amigos, dejamos por hoy esta interesante narración de unos hechos y una música que nos alegraron la vida durante mucho tiempo. Y que lo seguirán haciendo durante mucho tiempo más.
Hasta aquí el programa de hoy que esperamos haya sido de vuestro agrado. Nos oímos la próxima semana con más historias, más músicos y más música.
Hasta entonces, ¡¡¡BUENAS VIBRACIONES.!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.