Menu

Zaragoza te habla – Un monumento por descubrir

6 diciembre, 2019 - Memoria Histórica, Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – Un monumento por descubrir

En el programa de hoy, un día antes del aniversario 41 de la Constitución Española aprobada en el referéndum de 1978, evento que es celebrado desde 1983, os propongo rememorar un monumento zaragozano que no es muy antiguo, aunque es bastante probable que para una buena parte de la audiencia que oiga estas palabras, o lea estas líneas, sea por ello la primera ocasión en que tenga noticia del mismo, pese a su notable simbolismo.
Se trata del “Monumento a los aragoneses en campos de concentración alemanes” ubicado en el Cabezo de Buenavista del actual Parque Grande José Antonio Labordeta, algo más arriba que el Monumento al Batallador, y que fue inaugurado el 22 de septiembre de 1985 durante la celebración de la asamblea anual de la “Amical de Mauthausen” en Zaragoza. Esta es una asociación que agrupa desde 1962 a los exdeportados republicanos (los “españoles rojos”) de los campos de concentración del nazismo alemán, así como a los familiares y amigos, tanto de los supervivientes como de los deportados asesinados en esos campos.
Así pues, durante esa asamblea anual, se organizaron varias actividades vinculadas con la entonces minoritaria reivindicación de la Memoria histórica vinculada a este atroz episodio de la represión nazi-fascista: hubo una exposición titulada “Exilio y Deportación” en dependencias de la Diputación Provincial; una recepción oficial del entonces presidente de la Diputación General de Aragón, Santiago Marraco; un pleno extraordinario en el Ayuntamiento; y la inauguración de este monumento con presencia del entonces alcalde accidental, Antonio González Triviño.
El monumento fue diseñado por Fernando Fernández Lázaro, formado por unas decrecientes y fracturadas barras en hormigón armado que pretenden representar la bandera de Aragón a cuya derecha continúa un cuerpo sobre el que se colocó una placa con el texto “El Ayuntamiento de Zaragoza en homenaje a los aragoneses confinados en los campos de concentración alemanes durante la segunda guerra mundial. Septiembre 1985”. Los ajustados plazos de tiempo con que se realizó esta obra impidieron que pudiera finalizarse tal y como había sido concebida, con algunos elementos simbólicos vegetales que ya no se añadieron después y que dejan al conjunto como algo frío y despojado.
Desde entonces, este es uno de los referentes más internacionalistas de la ciudad donde se rinde homenaje a la memoria de los casi 900 aragoneses que pasaron por los campos de concentración alemanes con el beneplácito del régimen franquista. Por eso mismo, suele ser objeto de reiteradas agresiones fascistas y neonazis en forma de insultantes pintadas, pues ya sabemos que estas gentes no toleran más memoria histórica que la sectaria y apologética suya propia, exclusiva oficialmente durante más de 40 años en este país, y que desde que ya no es así acusan de forma llamativa a la otra memoria como “revanchista”, “guerracivilista”, etc. Ya destruyeron la original placa de este monumento, que hubo de ser repuesta. Además, y de forma periódica, el monumento debe ser higienizado y limpiado de tóxicas pintadas y símbolos nazis por el Servicio de Parques y Jardines. Es por ello que el monumento luce con un color blanco que no debería ser el suyo y que se corresponde con el más a mano con que se tapan las pintadas.
Ni siquiera la clase periodística, sin duda la más informada del globo, sabe muy bien localizar este monumento cuando se convoca algún homenaje. Signo de los tiempos.

 

Monumento en Zaragoza a los aragoneses en el holocausto. Inauguración el 22 de septiembre de 1985

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.