Menu

Ficción sonora. Eveline

mayo 26, 2017 - Ficción sonora
Ficción sonora. Eveline

Una muchacha de diecinueve años, Eveline, se asoma por una ventana. Mientras mira por ella, piensa en su vida, en su madre muerta loca algunos años antes y en su hermano mayor Ernest, que también ha fallecido. Recuerda su infancia. Está aterrorizada por el padre que la maltrata y se siente frustrada por su humilde trabajo como vendedora. Tiene planes de partir con un marinero llamado Frank hacia Buenos Aires. Antes de hacerlo tiene en la mano dos cartas, para el hermano y para el padre, y comienza a dudar, en conflicto entre el nido familiar y lo desconocido.
El recuerdo de la vida monótona y triste de la madre la lleva a partir, pero cuando los dos se encuentran en el puerto y la nave está por partir, a Eveline la vuelven a asaltar las dudas y se refugia en el rito familiar de la oración. Inmersa en ese acto simbólico de la tradición, se queda inmóvil y no sigue a su novio, con una máscara de indiferencia en el rostro. Frank, que ya se encuentra en la nave, primero le grita que se vaya con él, y luego no le queda más alternativa que partir. Probablemente la elección de no irse se debe a la promesa que le hizo a la madre, a punto de morir, de mantener a la familia unida el mayor tiempo posible, y también por la incertidumbre del futuro que habría tenido con Frank.

Eveline

Eveline. Una adaptación para Teatro en la Granja realizada por Fernando Alcaine. Con las voces de: María José Sampietro (Eveline) Manuel Alcaine (narrador) Música: Secret Garden

 

Proponemos este texto con la intención de seguir acercándonos a Joyce, para quitarnos ese miedo o respeto que este autor produce. Sus cuentos de “Dublineses”, además de preciosos, son perfectamente accesibles. Los sitúa en el Dublin de principios del sigo pasado. Los personajes que aparecen son clase media o baja, de una Irlanda empobrecida que en aquellos años luchaba todavía por su independencia de Inglaterra. Joyce la retrata como una sociedad paralítica, formada por autómatas, obedientes, alienados que son engranajes de un sistema enfermo. Explota lo más negativo de la familia, el estado, la religión y su labor coercitiva sobre el individuo que llega a anular, a paralizarlo, haciéndole renunciar a su libertad, y lo confronta con su necesidad de escapar de ese mundo claustrofóbico, con la necesidad de vivir, como sucede a Eveline, la protagonista de nuestra historia…

James Joyce-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *