Menu

Zaragoza te habla – Operación colegios

3 mayo, 2019 - Memoria Histórica, Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – Operación colegios

En el programa de hoy, y tras el anterior dedicado a la “Operación Cuarteles”, os propongo un recorrido por la que bien se podría denominar “Operación colegios privados”, o movimiento que comenzó en los años sesenta del pasado siglo XX, y se intensificó de forma especial en los años setenta, que dio como resultado que los principales centros educativos privados de la ciudad de titularidad confesional, aquellos a los que la élite social y económica confiaba tradicionalmente la educación de sus hijos e hijas, abandonaran en unos pocos años sus históricos emplazamientos en el centro urbano, y se trasladaran a la periferia.
Esta gran operación fue iniciada por la confluencia de diversas circunstancias, en las que podríamos destacar dos. En primer lugar, se produjo un importante movimiento de las familias de la elite zaragozana que, al hilo de la gran explosión y crecimiento urbanístico acontecido durante el denominado “Desarrolllismo” franquista, fueron abandonando el histórico centro residencial y las zonas hasta entonces de mayor prestigio, para reubicarse en las nuevas y exclusivas urbanizaciones que comenzaron a instalarse en algunas zonas de la periferia. Ante la masificación de la ciudad compacta, buscaron otras zonas más tranquilas y exclusivas. Como consecuencia de ello, las empresas que gestionaban los colegios privados tomaron nota y, en parte, trasladaron sus negocios educativos hacia donde se habían reubicado sus potenciales consumidores, su nicho de mercado.
En segundo lugar, hay que hacer referencia a la nueva Ley de Educación de 1970, que con sus nuevos requerimientos de espacios para la docencia y la práctica deportiva, entre otros, hizo que los históricos centros educativos, enclavados en zonas muy constreñidas dentro del tejido urbano, carecieran de la suficiente flexibilidad como para dar respuesta a las nuevas demandas de espacio. La respuesta unánime y simultánea fue, por ello, realizar una transición desde los antiguos colegios hasta nuevas ubicaciones en las que construirían los nuevos centros, confluyendo hacia los polos de desarrollo urbanístico de la periferia a través de los cuales la ciudad estaba creciendo, en instalaciones mucho más amplias, modernas y capaces de dar respuesta a todos los requerimientos de la Ley de Educación.
De esta forma, y en paralelo, los antiguos y generalmente grandes colegios de apariencia majestuosa, que ahora parecían desfasados para las funciones educativas, dieron pie a interesantes operaciones especulativas, algunas auténticos “pelotazos” o intercambios de cromos entre los poderes del tardofranquismo, por estar enclavados en zonas muy apetitosas para el mercado inmobiliario, que terminaron convertidos bien en viviendas exclusivas, centros comerciales, o incluso imponentes sedes centrales de entidades de ahorro. Generalmente, lo obtenido por la venta de estos viejos colegios dio más que suficiente a las órdenes religiosas afectadas por la operación para construir los modernos colegios de la periferia, con todos los equipamientos requeridos para seguir siendo los centros de formación de la elite social de la ciudad.

Como decíamos al principio, ya en los años sesenta se produjo una primera fase de esta no oficial “Operación colegios privados”, con un primer movimiento de colegios que se concentraron en la pujante nueva zona de crecimiento urbano del Polígono Romareda, Canal Imperial y Casablanca. Así, por ejemplo, fueron pioneras las Misioneras Teresianas, en el año 1963; un año después, la Sagrada Familia se instaló en el paseo de los Infantes de Aragón; en 1967 el Sagrado Corazón-Moncayo se instaló en la Vía de la Hispanidad; los Marianistas dejaron el colegio de la calle de Miguel Servet y se instalaron en 1968 en el paseo de los Reyes de Aragón; y las Esclavas del Sagrado Corazón dejaron en 1969 el decimonónico inmueble de la calle de Bilbao, que fue derribado de forma inmisericorde, y se instalaron en la Vía de la Hispanidad.
En 1970, ya bajo la influencia de la nueva Ley de Educación, se sumaron a esta égida educativa los siguientes centros privados: el colegio del Salvador, que dejó el paseo del General Mola y se trasladó a la Romareda; las Misioneras del Sagrado Corazón dejaron ese mismo paseo y se marcharon a la carretera de Valencia; en 1972, La Salle Montemolín dejó sus instalaciones en la calle de Miguel Servet y se trasladaron a la calle de José Galiay, junto a la Granja; en 1975 el colegio de Sagrado Corazón se marchó a la avenida de los Pirineos; ese mismo año, las Escolapias de Santa Engracia dejaron la calle de Barcelona y se trasladaron al camino de Miraflores; en 1977 las Teresianas del Pilar dejaron el colegio de la calle de Zurita y se marcharon a Pinseque; ese mismo año, las Carmelitas Misioneras Teresianas de la calle de Cádiz se reubicaron en el Casablanca; en 1978, el colegio de Santa Ana dejó su histórica sede en el Coso Medio y se trasladó al paseo del Canal; finalmente, ya en el comienzo de la siguiente década los Maristas dejaron el colegio de la plaza de San Pedro Nolasco y se marcharon en 1980 a la avenida de los Pirineos.
En conjunto, esta importante deslocalización de colegios ha constituido una orla educativa privada que rodea la ciudad a distancias que rondan los 10 Km de media del centro urbano, generando un importante tráfico rodado, bien en autobuses de servicio discrecional, o las más de las veces vehículos privados, aunque los centros del entorno de Casablanca se han visto beneficiados por la reintroducción del tranvía, que en determinadas horas se colmata de jóvenes uniformados y uniformadas que van y vienen a esos colegios.

 

 

Ir a descargar

1946 – Colegio del Pilar – dibujo del edificio del Colegio del Pilar de los Hermanos Maristas, con fachada principal a San Vicente de Paúl 11 al 17, inaugurado en 1946. A la izquierda, calle de San Jorge; a la derecha la de San Lorenzo; detrás, la plaza de San Pedro Nolasco, a donde daba su patio. El edificio, obra de Félix Ortiz, tardó tres años en construirse. Su orientación respondía a la apertura de la nueva calle de San Vicente de Paúl, cuyas obras se prolongaron entre 1936 y 1951. En 1981, los Maristas participaron en la no declarada “Operación conventos y colegios privados”, yéndose a la periferia (calle de Rafael Alberti 5) y quedando el inmueble en propiedad municipal. Fue sede del Instituto Mixto número 4 en 1986, pese a su estado de abandono, como alternativa al desplome de esta unidad educativa en la plaza del Portillo. Tras su posterior adquisición y restauración por la Diputación General de Aragón, ahora alberga algunas de sus dependencias. Fuente: ¡Aquí… Zaragoza!, José Blasco Ijazo, 1953. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1947 – Colegio Jesuitas – Edificio del colegio del Salvador de los Padres Jesuitas, sito en el paseo del General Mola 1, esquina con el de Marina Moreno. Fue inaugurado en 1879 y derribado en 1971. En la foto, vista desde la plaza de Basilio Paraíso, se observan las alturas más destacadas de la ciudad. Fuente: www.rafaelcastillejo.com Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1969 – Sagrado Corazón de Jesús – Ayuntamiento de Zaragoza. Gerardo Sancho Ramo. 24/10/1969. En octubre de 1875 abrió sus puertas en Zaragoza, al otro lado del puente de Santa Engracia, el colegio del Sagrado Corazón de Jesús, con su parte conventual masculina, su parte conventual femenina, y un cementerio propio. En 1976 se traslada a otra ubicación, a cambio de algunos dineros. El gigantesco solar fue ocupado por una no menos imponente y paradisíaca residencial, unos grandes almacenes a los que siempre llega primero la primavera, la prolongación de León XIII, y un pedacito de la glorieta Sasera. En la imagen, el paseo de las Damas, con la acera izquierda hegemonizada por las corazonistas tapias. Detrás, los edificios del colegio. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1970 – Colegio e Iglesia Jesuitas – Ayuntamiento de Zaragoza/Gerardo Sancho Ramo. 28/09/1970. Imagen del arranque del paseo del General Mola desde la plaza de Paraíso, cuando el escenario urbano aún lo definía la imponente presencia del colegio del Salvador, y la iglesia de la Madre del Salvador, ambos edificios de los PP. Jesuitas. Con apenas 10 años de vida activa, y tras de uno de los pelotazos urbanísticos más sonados en la ciudad, la iglesia está empezando a ser piqueteada. Le seguirá luego el colegio. Ambos serán sustituidos por la nueva y descomunal sede central de una conocida entidad de ahorro. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1973 – Adoratrices – Imagen al comienzo del proceso de demolición del antiguo convento-colegio de las madres “Adoratrices Esclavas del Santísimo y de la Caridad”, que desde 1910 llevaban empadronadas en este lugar de la calle Hernán Cortés, en un estiloso edificio diseñado por Manuel Martínez de Ubago Lizárraga. En 1972, en paralelo a la oficial “Operación Cuarteles”, estaba desatada la no oficial pero igualmente efectiva “Operación conventos y colegios privados”, por la que, a cambio de buenos duros, muchas de estas empresas ubicadas en apetitosas parcelas en el “centro”, emigraron a la “periferia”, donde ampliaron perspectivas de negocio. Las Adoratrices, que nacieron como comunidad católica de monjas para atender a las jóvenes “caídas en la prostitución”, se apuntaron al asunto. Tras los derribos, una enorme urbanización con bloques de nueve alturas surgió del solar resultante. Sic transit gloria mundi. En la imagen, vista del edificio en el comienzo de su derribo, con cañizos como precaria protección para viandantes y vehículos, y un anuncio: “Se necesitan peones”. Fuente visual: Gerardo Sancho Ramo, Archivo Público Municipal. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1975 – Plaza Paraíso – Aérea vista del entorno de la Plaza de Paraíso, Plaza de Aragón, Paseo Independencia, Paseo Pamplona, y Marina Moreno. Al fondo, la Avenida de los Pirineos, con la ACTUR como gran actuación urbanística de urgencia que, lo que se dice urgencia, ya no lo era mucho. En la Plaza de Salamero, a la izquierda, impone la visión del edificio recién nacido, obra de Lorenzo Monclús Ramírez, con 55,34 metros de altura, y 16 plantas. Todo un impacto. En la Plaza de Aragón, siguen cayendo hotelitos, en beneficios de otros edificios de más alturas y beneficios. La justificación es que, ya puestos, se trataba de igualar visualmente los edificios de toda la Plaza, para atraer turistas e inversiones. El solar del antiguo Colegio de los PP Jesuitas, abajo, ejerce como transitorio vivero de herbáceas silvestres, mientras culminan las operaciones urbanísticas de intercambio de cromos que, ad maiorem dei gloriam, colocarán aquí en breve la nueva sede central de una importante entidad de ahorro. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1978 – Recogidas Calle Cádiz. La calle Cádiz en el inicio del derribo del antiguo convento de las “Recogidas” (denominación abreviada de “Nª Sª de la Misericordia de las Hermanas Recogidas”), gestionado en su última etapa (1971-1977) por las MM. Carmelitas Misioneras Teresianas, hasta que vendieron la propiedad del suelo a un promotor inmobiliario local, y protagonizaron un nuevo capítulo de la “Operación conventos y colegios privados”, adquiriendo a cambio solares en vírgenes y lejanas instalaciones en el barrio de Casablanca. En este solar, tras el derribo de lo que hubiera o hubiese, rápidamente, será construida una gran superficie comercial de lento nombre y notable popularidad, luego decreciente. Tras deambular por diversas ubicaciones de la ciudad, el Virrey Conde de Lemos había posibilitado en 1647 el establecimiento en la antigua Morería, más despejada desde la expulsión de los moriscos en 1610, del Convento de las Recogidas de las MM. Carmelitas Terciarias Claustrales, con iglesia propia, como beaterio o “casa para el recogimiento de mujeres perdidas y escandalosas” (ergo mujeres prostituidas) sin votos, y estancia temporal. La entonces calle de Monzón será denominada, por ello, “de las Recogidas”. A finales del XVIII el convento fue reedificado en formas barroco-clasicistas, o neoclásicas. En 1868 se instaló aquí un colegio de niñas, y en 1869 el Ayuntamiento proyectó reformar la calle, entonces denominada del Parque, lo que supuso el derribo de sus fachadas, y la construcción de unas nuevas diseñadas por Fernando de Yarza, recayentes ya a la nueva calle Cádiz, y a la plaza del Carmen. En 1964, las monjas alquilaron la parte que daba a esta plaza para el establecimiento de varias tiendas. En la imagen, perspectiva del antiguo convento, con la plaza del Carmen al fondo, precisamente por donde había comenzado el derribo. El edificio de la iglesia estaba más próximo a esta plaza, y ya ha sido desmochado de su espadaña y cubierta. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1979 – P.º de Sagasta – Imagen capturada en el arranque del paseo de Sagasta durante el derribo del antiguo colegio del Sagrado Corazón de Jesús, en esa ubicación desde 1875. Teodoro Ríos Balaguer proyecto buena parte de su fábrica, luego ampliada. Como en otros casos en la ciudad, a comienzos de los años setenta del pasado siglo, y dentro de la no oficial “Operación Colegios Privados”, este inmenso colegio fue desalojado, derribado, y sobre su solar se construyeron nuevos referentes de la Zaragoza postmoderna: un complejo residencial, y una gran superficie comercial. El colegio de nueva planta, de esta franquicia, llevaba unos años funcionando en el entonces despoblado norte de la ciudad, junto a la Avenida de los Pirineos. En la imagen, derribo del colegio en su parte delimitada entre el paseo de Sagasta, desde donde se ha hecho la foto; la glorieta de Sasera, a la izquierda, de donde emerge la grúa; y el paseo de las Damas, al fondo, donde aparecen las fachadas de los números 5, y 7, de esa calle. En primer plano, un pedazo de muro por donde algo más tarde se abriría la conexión con la calle León XIII, y en ese muro, un recuerdo del paso por Zaragoza de la “ballena gigante Jonás”, traída desde el Atlántico norte por Adena-WWF durante la campaña “Los mares deben vivir”. Fuente visual: Gerardo Sancho Ramo, en AMZ/ES. 50297. AM 04.01.02.11 Carpeta conservación 25081. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.