Menu

Nada más que libros – La insoportable levedad del ser (Milan Kundera)

3 mayo, 2019 - Literatura
Nada más que libros – La insoportable levedad del ser (Milan Kundera)

“…En los cinco años que han pasado desde que el ejército ruso invadió la patria de Tomás, Praga ha cambiado mucho: la gente a la que Tomás encontraba por la calle era distinta de la de antes. La mitad de sus amigos había emigrado y de la mitad que se había quedado la mitad había muerto. Ese es un hecho que no será registrado por ningún historiador: los años que siguieron a la invasión rusa fueron años de entierros; la frecuencia de los fallecimientos fue mucho mayor que antes. No hablo sólo de los casos ( más bien infrecuentes) en los que alguien era perseguido hasta la muerte, como Jan Prochazka…”

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER – Milan Kundera.

 

Ir a descargar

 

La novela de la que hoy vamos a tratar, “La insoportable levedad del ser”, del escritor checo Milan Kundera, es una extraordinaria historia de amor, de muerte y también de las debilidades y paradojas de la vida cotidiana de dos parejas cuyos destinos se entrelazan irremediablemente.

Milan Kundera nació en Brno, Checoslovaquía el 1 de Abril de 1.929 en una familia de clase media. Su padre fue un importante musicólogo y pianista. El autor aprendió a tocar el piano y estudió composición musical; en toda su obra se pueden encontrar referencias musicales. Kundera perteneció a la generación de jóvenes checos que habían tenido poca experiencia de la vida en la República de Checoslovaquia, periodo democrático inmediatamente anterior a la II Guerra Mundial. Su ideología fue influenciada por las experiencias de esa guerra y la ocupación alemana. En su adolescencia se unió al Partido Comunista de Checoslovaquia, que tomó el po- der en 1.948. Completados sus estudios secundarios en Brno, el autor estudia literatura y estética en la Facultad de Letras de la Universidad Carolina de Praga, desde donde se trasladó a la Facultad de Cine de la misma ciudad; allí estudió dirección y escritura de guiones. En 1.950, sus estudios se vieron interrumpidos por interferencias políticas. Kundera y su amigo, el escritor Jan Trefulka fueron expulsados del partido comunista por “anti-actividades”. El autor utilizó este incidente para inspirar su novela “ La broma”, publicada años más tarde. Ya en 1.952 se gradua y es nombrado profesor de literatura mundial en la misma facultad. En 1.956 Milan Kundera fue readmitido en el partido y en 1.968 participó en la llamada “Primavera de Praga” que fue aplastada por la invasión soviética del país en Agosto de ese mismo año. En 1.970 fue expulsado por 2ª vez del partido, y el escritor mantiene su compromiso de reformar el comunismo checo junto a otros intelectuales, como Vlácav Havel, quién fue presidente años después, cuando cayó el régimen comunista. Finalmente, desencantado, renunció a sus sueños de reformistas y se exilió en Francia en 1.975 donde enseñó durante varios años en la Universidad de Rennes. Fue despojado de la condición de ciudadano checoslovaco en 1.979 y en 1.981 se convirtió en ciudadano francés. Aparte de libros de poesía, ensayo y teatro, sus novelas más significativas son la ya citada “ La broma”, 1.967, “La vida en otra parte”, 1.972, “ La despedida”,1.973, “El libro de la risa y el olvido”,1.979, “ la inmortalidad”, 1.988, “La lentitud”, 1.995, “La ignorancia”, 2000 y “La fiesta de la insignificancia” de 2014.

La novela que nos ocupa hoy “La insoportable levedad del ser” comienza con una reflexión vinculada directamente al título de la obra. Se nos presenta la teoría del eterno retorno de Nietzsche para que podamos diferenciar los términos “levedad” y “peso”. El narrador se plantea si realmente la levedad es lo más deseable, teniendo en cuenta que cuando una persona sufre y soporta una pesada carga sobre sus hombros es cuando vive intensamente su propia existencia. Además, el hecho de que los acontecimientos sólo ocurran una vez en la historia, sin posibilidad de repetición o de que las decisiones tomadas puedan ser comparadas con otras, les aporta ese tinte de “levedad”. Esta dualidad entre levedad y peso se mantiene a lo largo de toda la novela. Los personajes y sus actos son, a menudo, clasificados en uno de ambos bandos por el narrador. Teresa es una mujer joven a la que Tomás, médico de profesión, conoció por casualidad en una ciudad a la que acudía por motivos de trabajo. Para ambos el encuentro supuso un gran impacto en sus vidas y desde entonces se sienten ligados el uno al otro de una forma especial. Para Teresa la serie de casualidades que llevaron a Tomás hasta ella no pueden pasar desapercibidas y son siempre la señal de que es él la persona con la que tiene que estar, como si el destino así lo deparase. Esto hace que Teresa se atreva a dar el paso y arriesgarlo todo, hacer las maletas, viajar hasta Praga y reunirse con Tomás. Tomás, por su parte se sorprende de lo que cambia estando al lado de Teresa. El es un hombre divorciado, que tiene un hijo del que se ha desentendido y unos padres con los que ha cortado toda relación. Tiene una larga lista de amantes de las que no es capaz de renunciar para volver a asentarse en una relación estable. Sin embargo, cuando Teresa lo visita en Praga por primera vez termina quedándose una semana convaleciendo por altas fiebres en su casa, él no se separa de su lado. Se imagina en ese momento, incluso, la muerte de ella y al instante le invade la sensación de que no podría soportar su pérdida. Los empiezan una relación, pero las infidelidades de Tomás desde el momento en que Teresa descubre sus numerosos escarceos sexuales, no hacen más que complicarles la vida a ambos y arrastrarles hacia el “peso”. Para Teresa estas infidelidades la hacen cada vez más inestable y se siente por ello más débil. Con el tiempo, Teresa termina desarrollando una sensación de vértigo y ansias de caer, de ser humillada y sobrepasar sus límites. Como forma de paliar la soledad que siente Teresa, Tomás lleva a casa un perro, al que llaman Karenín, que termina siendo un miembro más de la familia y uno de los vínculos más fuertes entre la pareja, que no ha tenido hijos.

La amante por la que más apego siente Tomás es Sabina, una artista que disfruta abiertamente de su sexualidad sin ningún tipo de ataduras. El problema de Sabina es la tendencia a la traición. En el momento en que mantiene una relación medianamente estable necesita huir por todos los medios y recuperar su libertad. Esta libertad es siempre entendida como individualismo y ausencia total de lazos. Por este motivo , Sabina vive una relación problemática con Franz un hombre exitoso en su profesión que la idolatra e incluso, cuando se separan, la siente como una presencia intangible que lo observa en todo momento. Franz es un hombre dedicado a la ciencia que amó con devoción a su madre mientras estuvo viva y ha intentado proyectar parte de ese amor en cada una de las mujeres con las que ha estado. Las diferencias entre Franz (hombre casado y con una hija) y Sabina hacen de esta una relación desequilibrada, en la que él parece poner más de su parte que ella, lo que lo hace terriblemente infeliz.

Todos los personajes de esta historia, a su manera, están incompletos y son infelices por un u otro motivo. A pesar de su debilidad, muchos se muestran “pesados” y terminan condicionando a los que les rodean con sus decisiones. Todos sienten el peso de la existencia en algún punto de sus vidas y en lugar de evitarlo lo que hacen es insistir en sus conductas y atarse más al peso que los somete, bien sea el amor por la pareja, las señales del destino o la tendencia a la traición.

La asombrosa capacidad de Milan Kundera de contar con cristalina claridad hace que el lector penetre fascinado en la trama compleja de hechos y pensamientos que el autor va tejiendo con gran sabiduría en torno a sus personajes. Esta novela va dirigida al corazón, pero también a la mente del lector. Los celos de Teresa por Tomás, el terco amor de este por ella opuesto a su irrefrenable deseo de otras mujeres, el idealismo lírico y cursi de Franz, amante de Sabina, y la necesidad de esta, amante a su vez de Tomás, de perseguir incansablemente una libertad que tan sólo la conduce a la “insoportable levedad del ser”, se convierten de simple anécdota en reflexión sobre problemas filosóficos que afectan a cada uno directamente, cada día.

Un pensamiento sobre “Nada más que libros – La insoportable levedad del ser (Milan Kundera)

FERNANDO ALCAINE

Es una de las pocas novelas que he abandonado: en su momento (¡hace por lo menos 30 años!) no pude con ella. El programa (que supone para mí un delicioso paseo por la memoria) me brinda la oportunidad de rectificar mi experiencia pasada. ¡El eterno retorno!

Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.