Menu

Nada más que libros – Boquitas Pintadas (Manuel Puig)

12 abril, 2019 - Literatura
Nada más que libros – Boquitas Pintadas (Manuel Puig)

“… Sus ojos azules muy grandes se abrieron
mi pena inaudita pronto comprendieron
y con una mueca de mujer vencida
me dijo “es la vida” y ni la vi más.
Alfredo Le Pera.

Cosquín, sábado 3 de Julio de 1.937

Querida mía:
Como ves cumplo con mi promesa, claro que un poco más y se me vence el plazo, ya mañana termina la semana. ¿Y vos como andás? Seguro que ya ni te acordás del que suscribe, viste tanto que paresía que ibas a necesitar una sábana para secarte las lágrimas y los moquitos de la despedida, y esta noche si me descuido ya te me vas a la milonga. Al final tanto no yoraste, apenas unas lagrimitas de cocodrilo, que a una mujer al fin y al cavo mucho no le cuesta…”

 

Boquitas pintadas – Manuel Puig

 

 

Ir a descargar

 

Buenas tardes, amigos, la novela que hoy vamos a comentar, “Boquitas pintadas”, del escritor argentino Manuel Puig fue un éxito. Su novedoso estilo y su esplendida forma de contar historias dentro de una misma historia, fue la clave.

Manuel Puig, nació en General Villegas, provincia de Buenos Aires, el 28 de Diciembre de 1.932. En 1.946 se traslado a Buenos Aires para cursar sus estudios secundarios de bachiller en el colegio Ward de Ramos Mejía. En 1.951 empezó la carrera de Arquitectura, que abandonó para estudiar Filosofía y Letras. En 1.956 obtuvo una beca para estudiar cine en el Centro Sperimentale di Cinematografía en la ciudad de Roma. Posteriormente vivió en

Londres y Estocolmo donde ejerció de profesor de italiano y español. Entre 1.961 y 1.962 trabajó como asistente de dirección de cine en Buenos Aires y Roma. En 1.963 se muda a Nueva York donde comienza su primera novela “La traición de Rita Hayworth” obra que termina en 1.965, y que fue finalista en el Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral, aunque ello no supuso su publicación, ya que fue publicada en 1.968. Su narrativa es considerada por la crítica como una de las primeras manifestaciones del Arte Pop. En 1.969 esta novela fue considerada la mejor del periodo del 68 y 69 por el periódico “Le Monde”. Anteriormente, en 1.967, regresó a Buenos Aires y escribió “Boquitas Pintadas” que fue publicada en 1.969 consiguiendo así su consagración en el mundo de las letras a nivel internacional. En 1.970, Leopoldo Torre Nilsson la llevó al cine. Ya en 1.973 el gobierno de la dictadura militar instaurado en Argentina prohibe su novela “The Buenos Aires Affair” lo que hace que Manuel Puig deje el país a causa de las amenazas de las autoridades y de la policía paralela del régimen, la llamada Triple A. Se instala en México. Allí publica en 1.976 “ El beso de la mujer araña”, también llevada al cine por el director Héctor Babenco en 1.985. esta obra lo catapulta a la fama internacional. En ella narra la historia de dos prisioneros que comparten celda en la década de la dictadura en Argentina. Entre 1.978 y 1.980 vivió en Nueva York, donde dictó cursos de escritura creativa en la Universidad de Columbia. En 1.979 publicó “Pubis angelical”, que también fue llevada al cine por Raúl de la Torre y que fue un best seller en todo el mundo. En 1.980 se radicó en Rio de Janeiro donde publica “Maldición eterna a quién lea estas páginas”, 1.981; “Sangre de amor correspondido”, 1.982 y “Cae la noche tropical”, de 1.988. Sus últimos tiempos los pasó en Cuernavaca, México, donde un ataque de vesícula lo obligó a una operación de urgencia que no pudo superar. Murió el 22 de Julio de 1.990 a la edad de 58 años.

 

En “Boquitas pintadas”, Manuel Puig supo encontrar técnicas narrativas en zonas tradicionalmente ajenas a la literatura: cartas, revistas de moda, la confesión religiosa, las necrologías y otras que se convierten en modos de narrar que renuevan las formas de novela. La propia estructura de la obra, dividida en dos bloques: “Boquitas pintadas de rojo carmesí” y “Boquitas azules, violáceas, negras”, y que en vez de capítulos emplea entregas, la convierte en un largo folletín donde cada episodio está precedido por versos de canciones populares de la época, la mayoría tangos de Alfredo Le Pera. La acción de desenvuelve en un pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Coronel Vallejos, que no es otro que su pueblo natal, General Villegas, entre 1.934 y 1.968. Pasión y crimen se entrecruzan en esta historia de amor de manera indisoluble. Aquí se habla de lo prohibido a través del ocultamiento o la simulación. En ese juego doble se delinea la naturaleza de los personajes y la esencia de la novela. La historia comienza con un recorte de la revista “Nuestra vecindad” anunciando la muerte de Juan Carlos Etchepare, y mostrando las cartas enviadas por Nené, antigua novia de este, a Leonor , madre de Juan Carlos. En una de ellas Nené de pide a Leonor las cartas que Juan Carlos le había escrito. En las cartas Nené empieza a recordar cosas del pasado, que posteriormente nos llevan a a algunos objetos o lugares a describir para después comenzar a narrar la historia de amor sucedida en aquellos años treinta. Se muestra a Nené como a una mujer amante, paciente, pero engañada por su amado Juan Carlos. A este se le muestra como un hombre mujeriego, aficionado al juego y al alcohol, perezoso, pagado de sí mismo y deshonesto. Otros personajes de la novela son: Celina, hermana de Juan Carlos, mentirosa y malvada, que odiaba a Nené; Mabel, amiga de Nené, de buena posición social que tuvo una relación con Juan Carlos hasta que su padre le prohibió seguir con él debido a su enfermedad (tuberculosis); Pancho, el mejor amigo de Juan Carlos, de baja extracción social, mestizo; Rabadilla, sirvienta de muchas familias adineradas de Vallejos, compañera en primaria de Nené, Mabel y Celina, tenía un hijo con Pancho al cual asesinó al saber que este se veía con Mabel a escondidas; Doctor Aschero, Nené trabajó para él como enfermera, abusaba sexualmente de ella, era casado y tenía dos hijos y, por último, Elsa Di Carlo, dueña de la pensión en la que vivió Juan Carlos por un tiempo antes de su muerte, y la única de sus relaciones que le quería incondicionalmente, era viuda y tenía una hija.

Manuel Puig utilizó los procedimientos más intensos del relato; el suspense, el escamoteo de identidades, las revelaciones sorpresivas, el desenlace trágico, y nos hace ver que interés narrativo no es incompatible con las técnicas experimentales. El autor rompe los estereotipos de la novela tradicional a través del collage, la mezcla y la combinación de voces y de registros. La obra de Manuel Puig, enmarcada en el llamado arte pop que irrumpió en la escena artística durante los años sesenta, se valora actualmente como una de las más originales del siglo XX.

 

 

 

 

Un pensamiento sobre “Nada más que libros – Boquitas Pintadas (Manuel Puig)

FERNANDO ALCAINE

Divertidísima novela rosa.

Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.