Menu

Zaragoza te habla – El Duende de Zaragoza

29 marzo, 2019 - Memoria Histórica, Zaragoza te habla
Zaragoza te habla – El Duende de Zaragoza

En la sesión de hoy os propongo un viaje al fantástico episodio del “duende” que en entre los meses de septiembre y diciembre de 1934 puso a Zaragoza en el epicentro de las noticias sensacionalistas, en tiempos del Bienio Negro de la Segunda República española. Es este un asunto que periódicamente retorna a las noticias como una más de esas historietas vinculadas con la superstición, los espíritus, fantasmas, hadas, demonios y extraterrestres, que perduran en el tiempo de forma intemporal al estar asociadas a mitos y leyendas indemostrables, pero que tienen una nutrida parroquia de creyentes y seguidores.
El asunto lo centraremos en el entonces moderno inmueble del número 2 de la calle de Anselmo Gascón de Gotor, esquinero o chaflanero con la calle de Juan Pablo Bonet, un vial abierto poco antes para dar continuidad al nuevo puente sobre el Huerva que popularmente conocemos como “de los gitanos”, y que entonces era “de la Vía Perimetral”. La historia del duende se inicia cuando una muchacha llamada Pascuala Alcocer, que con 16 años de edad servía como doncella de un matrimonio inquilino en el segundo piso, derecha, de esa casa, comenzó a decir que de madrugada escuchaba extrañas carcajadas, y que por el día oía no menos extraños ruidos en el rellano. Pocos días después las risas y voces parecían haberse concentrado en la cocina de la casa, concretamente en el fogón, hornillo u hornilla de carbón, y también en el hueco de la chimenea. La muchacha decía que la voz o voces a ella la llamaban por su nombre, y que comenzaban sus monólogos ectoplásmicos con la perturbadora presentación “Ya estoy aquí, cobardes”. Tras una temporada muy locuaz, parece ser que tras sentenciar “Voy a matar a todos los habitantes de esta maldita casa”, la voz desapareció, y ya no volvieron a darse fenómenos semejantes en ese inmueble.
Pero, mientras tanto, el episodio se había propagado como suelen hacerlo este tipo de acontecimientos, jaleados por una prensa sensacionalista ávida de noticias, entre comillas, como esta, para llenar sus páginas y vender más ejemplares. Más allá de Zaragoza, los medios escritos de distribución nacional, de otras regiones, e incluso europeos como el prestigioso periódico londinense “The Times”, se hicieron eco del suceso. Tal era la situación, que en las inmediaciones del edificio se congregaba con frecuencia un nutrido público, expectante por poder oír las tenebrosas jaculatorias del popularmente denominado “Duende de la Hornilla” o “Duende de Zaragoza”, y en alguna ocasión tuvo incluso que intervenir la Guardia de Asalto para despejar el acceso al inmueble y el tránsito por las inmediatas calles.
Además, se realizó una investigación oficial del suceso, con registro integral del edificio incluido para tratar de dar una explicación al extraño caso, para lo cual se llegó a desalojar el edificio. También se realizaron exámenes médicos a la muchacha y familia del piso directamente afectado, y en la pertinente acta médica judicial se determinó que todas ellas eran personas “normales”. Durante esas semanas y meses, a la supuesta presencia “sobrenatural” se sumó la nutrida parroquia que se apostaba junto a la casa, a ver qué pasaba, y una creciente presencia de periodistas que cada día nutrían al público de su ración de duende gritón.
La situación llegó a tal extremo, que la familia Palazón, residente en el piso escenario de la aparición del fenómeno, decidió mudarse de domicilio. La familia Grijalba, que hasta entonces residía en el tercer piso, ocupó el piso dejado por los Palazón, porque una altura menos, sin ascensor, no es cualquier cosa en una casa, como todo el mundo sabe. Pero aun con el cambio, parece ser que los nuevos moradores también sufrieron la vocinglera presencia, e incluso su hijo pequeño llegó a asegurar que mantenía conversaciones con ella, con la presencia. Finalmente, a comienzos del mes de diciembre de ese año, el gobernador civil de Zaragoza, Julio Otero Mirelis, cerró oficialmente el “caso del Duende”. Los testimonios que daban fe de su presencia continuaron algún tiempo más, pero poco a poco se fueron diluyendo, hasta desaparecer.
El impacto popular en el imaginario colectivo, mediante la masiva difusión en la prensa de la época, hizo que el denominado “Duende de Zaragoza” alcanzara, a finales de 1934, proporciones homéricas. Pronto surgieron “primos” suyos en otras geografías peninsulares, y los siempre atentos plumillas se encargaron de detallar puntualmente sus andanzas, que además de las recurrentes voces extrañas, incluían actos tan materiales como el lanzamiento de piedras (Valencia), y hasta violencia física en forma de paliza propinada a algún desdichado (Castilla). El “Duende de Zaragoza” se convirtió también en el tema central de una de las carrozas que formaron parte en 1935 del domingo de carnaval en Madrid, y que desfiló por la Castellana con figuras alusivas al suceso. Indudablemente, este duende puso a Zaragoza en el mapa mundial de lo inexplicado y lo misterioso, hasta hoy.
Las personas fanáticas de estos asuntos mantienen que el caso del Duende habría motivado la realización de una de las primeras investigaciones paranormales practicadas en España, con resultados inquietantemente positivos, e incluso con fotografías que captarían de forma irrevocable la presencia de formas fantasmales. Por supuesto, esta investigación habría sido secreta, y nadie sabe dónde estará guardada, si es que lo está, por lo que su existencia depende de la credulidad de quien se aproxime al asunto.
Décadas después, la casa del Duende fue demolida a mediados de los años 70, y sustituida por un moderno inmueble que fue denominado “Edificio Duende”, como reza el rótulo en su fachada, un pequeño homenaje a este inquietante y fantástico episodio que hoy hemos compartido con la audiencia de este programa.

 

Ir a descargar

 

 

La Dama Duende 1934 – A finales del año 1934, muchas personas daban pábulo a la existencia de un fantasma parlante (“duende”) en un piso del número 2 de la calle de Gascón de Gotor. Como suceso inexplicable que era, o se creía en él, o no, y hubo muchos que picaron. ¿Cuestión de fe?, ¿maravilla sobrenatural?, ¿sueño onírico?, más bien resultó ser una material fantasmada-broma que puso a Zaragoza en el mapa de “lo inexplicado”, al tremebundo borde del descacharrante e inane cuarto milenio. Todo comenzó cuando la señorita de la imagen, que con 16 años de edad servía como doncella de un matrimonio inquilino, dijo escuchar una extraña voz en la cocina: el hornillo le hablaba. Por una perfecta conjunción cósmica, mediática, social, fenomenológica, psicopatológica, el lío que se armó fue de los que marcan época, de tal forma que varias décadas después, cuando el inmueble escenario de los hechos fue derribado, el nuevo que se construyó sobre su solar fue bautizado con orgullo como “Edificio Duende”, y ríase la gente. En la imagen, la muchacha Pascuala Alcocer, oidora primera de las revelaciones del “duende” hornero, fotografiada furtivamente cuando estaba tendiendo ropa a secar en el “encantado” edificio de la calle de Gascón y Gotor. Al fondo, las traseras de los hotelitos pares de la Avenida de la República, frente a Casa Faci. Fuente visual: Luis G. de Linares (Semanario “Crónica”, diciembre 1934) Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

La casa del duende 1934 – Edificio derribado en los años 70 del siglo XX, en la esquina de las calles Gascón de Gotor en su número 2 (izquierda) y Juan Pablo Bonet (derecha, recién puesto ese nombre al vial). La denominación, que conserva la casa que ocupa hoy el solar (“Edificio Duende”), se debe a la pregonada presencia de un duende que se manifestó en el piso 2º derecha. En concreto, el personaje se llamaba “Duende de la Hornilla”, porque hablaba con las gentes de la casa a través del hueco de la chimenea. “Ya estoy aquí, cobardes”, se presentaba. Tras decir su última frase: “Voy a matar a todos los habitantes de esta maldita casa”, el duende desapareció. Estuvo actuando entre septiembre y diciembre, con gran éxito de público, que era desalojado de la puerta de la calle por la policía. El dueño del “Café Bar Sport”, en los bajos del chaflán, suponemos que durante ese trimestre estaría feliz de las materiales ganancias que reportan la superstición, la nada, y lo espiritual. En el momento de redactar estas líneas, 80 años después, sigue habiendo personas que creen en la existencia real del personaje, así como de sus entrañables compañeros de reparto inexistente: hadas, demonios y extraterrestres. Fuente visual: Marín Chivite (Semanario “Crónica”, diciembre 1934) Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

1935 – Duende de Zaragoza, en Madrid 1935 – El impacto popular en el imaginario colectivo, mediante la masiva difusión en la prensa de la época, hizo que el montaje del evento denominado “Duende de Zaragoza”, a finales de 1934, alcanzara proporciones homéricas. La fantasmada puso a la ciudad en un privilegiado lugar en el mapa patrio de “lo inexplicado que nunca podrá serlo”, aunque el tono de chirigota de sus ecos dejaba claro que era un asunto más de broma, que de otra cosa, aunque décadas después hay especialistas paranormales dándole aún vueltas a la olla. Así, y a modo de ejemplo, el “Duende de Zaragoza” se convirtió en el tema de una de las renombradas carrozas que tomaron parte del domingo de carnaval en Madrid el año siguiente, 1935, y desfiló por la Castellana con los contenidos que la imagen muestra: una olla al fuego de la que emerge una especie de ¿bruja?, acompañaba de un coro de gnomos, y de un gigante que saluda. A pesar de su notoriedad e impacto, esa carroza no logró ninguno de los premios otorgados, y se quedó en blanco. Fuente visual: archivo www.cegesoma.be/ Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

 

 

 

Un pensamiento sobre “Zaragoza te habla – El Duende de Zaragoza

FERNANDO ALCAINE

¡Si era de Zaragoza el fantasma que recorría Europa!

Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.