Menu

Nada más que música – POP ESPAÑOL – II

8 junio, 2018 - Música
Nada más que música – POP ESPAÑOL – II

Retomamos aquí la historia del Rock and Roll en español, de la música que se hacía en España en esa histórica década de los sesenta. En el último episodio habíamos contemplado el nacimiento de un numeroso grupo de “conjuntos” que fueron el núcleo del movimiento musical de la época. Hoy disfrutaremos con la producción de tres grupos emblemáticos: Pop Tops, Los Bravos y Los Pasos.

 

Ir a descargar
 

 

          

 

Estos eran los Pop Tops versionando a Procol Harum en su archifamosa “Con su blanca palidez”.
Los Pop Tops fueron un grupo de prestigio, músicos de músicos. Sus inicios no fueron fáciles. Un grupo de muchachos que se hacen llamar Los Tifones y que están especializados en música instrumental caen en manos, por desgracia para ellos, del sello Belter, que parecía interesado en el mercado juvenil pero que fue incapaz de comprenderlo. Para hacernos una idea de la situación, ese mismo año de 1965 el sello triunfaba con las canciones de Manolo Escobar y Conchita Bautista. Muy dignos ellos, por supuesto, pero alejados años luz del movimiento imparable que representaba la “nueva ola”.
Esto que suena es “Viento de otoño”, otro éxito de Pop Tops

Entre sus miembros nos encontramos con músicos de prestigio como el batería José Lipiani o el saxofonista Alberto Vega. A pesar de ello, el sello Belter dedicaba sus esfuerzos a otros géneros y los Tifones, que así se llamaban todavía, tenian pocas posibilidades de éxito, y tanto es así que grabaron su primer disco con Belter pero nunca vio la luz.
Poco después deciden incluir un cantante en la formación y recurren a Theophilus Earl Trim, que, afortunadamente, simplificó su nombre por el de Phil Trim. Con él, el grupo comienza una nueva etapa que, a lo largo de 1966 empieza a ganar prestigio de tal manera que, estos Tifones que en el año 1965 eran unos desconocidos, se convierten en los famosos Pop TopsPop en 1967.
Los Pop-Tops tenían un sonido mezcla de música clásica de estilo barroco con una voz de tipo soul y con evidentes influencias de Procol Harum.
Su primera canción de éxito internacional fue “Oh Lord, Why Lord”, en 1968. Fue la primera canción pop que se inspiró en el Canon de Pachelbel. “Oh Lord, Why Lord” llegó a figurar en las listas de éxitos de Estados Unidos y Holanda.

Por cierto, este es el Canon en Re Mayor de Pachebel interpretado por la Royal Philharmonic Orchestra de Londres. Es precioso.

Algún día hablaremos de la música clásica, porque no? Pero ahora seguimos con lo nuestro.
La cara B del single contenía la canción “La Voz del Hombre Caído” basada en un fragmento de la Pasión según San Juan, de J.S. Bach (el disco en el que se incluye esta canción es sigificativamente denominado “Pop Tops cantan J.S. Bach”). Fue dedicada a Martin Luther King que murió, bueno, que fue asesinado al año siguiente. Merece la pena escucharla.

Con el grupo en horas bajas, surge “Mammy Blue”. Un tema para el que su autor, Herbert Giraud, no consigue cantante en Francia, aunque es incluido en una maqueta de Claude Pascal. Ofrece la canción a un productor italiano que saca el disco en voz de una desconocida cantante. Milhaud lo escucha y huele el negocio. Phil cambia la letra y el grupo viaja a Londres para la grabación. Alain Milhaud muestra su trabajo a Pascal y Giraud y el autor prohíbe la publicación del disco para que el cantante francés pueda beneficiarse de lo que se presentía como un hit seguro. Tras una historia rocambolesca, el disco de Pop-Tops se publica en España en junio de 1971. Pues bien, para final de año se habían hecho más de doscientas versiones distintas del tema en todo el mundo. La versión de nuestro grupo fue nº 1 de ventas en España durante cinco semanas y también llegó al primer puesto en Alemania, Portugal, Bélgica, Austria y Holanda.

Evidentemente, vender en todo el mundo un millón y medio de discos revitaliza la carrera de cualquiera. Pop-Tops se apresta a explotar el filón y obtienen en 1972 con “Suzanne, Suzanne” ventas importantes, más en el extranjero que en España. Será su último disco destacable. Aún continuarán registrando actividad en forma de galas y grabaciones hasta 1974 en que pondrán punto final a su trayectoria, iniciando Phil Trim una grisácea carrera como solista.

Pop-Tops ha sido uno de los grandes grupos del panorama español de todos los tiempos, patentando un personal estilo pop, mezclado de soul, góspel y la música barroca. Seguramente ha sido el grupo español que más discos ha vendido fuera de nuestras fronteras y su propuesta musical nunca se circunscribió a nuestro país, sino que siempre buscaron una expansión por Europa y América.

 

          

 

Y estos, ya lo habéis adivinado, son Los Bravos en una de sus primeras grabaciones “No se mi nombre”.
El grupo se creó en 1965, tras el encuentro en la discoteca Jaima en Cala Mayor (Palma de Mallorca) de miembros de Los Sonor, en el que militaban el guitarrista Antonio Martínez y el teclista Manuel Fernández, y de Mike. Completaron el grupo el bajista Miguel Vicens y el batería Pablo Sanllehí.
Esta nueva formación mantuvo el nombre de Los Sonor, hasta que Manolo Díaz, que había sido miembro de los antiguos Sonor, impresionado por la voz y la personalidad de Mike, habló de ellos al mánager y productor francés Alain Milhaud. Otra vez el Sr. Milhaud.
Milhaud, que era director artístico de Discos Columbia, aceptó representarlos y negoció un contrato discográfico con la propia Columbia. El grupo iba a contar con canciones escritas por el propio Manolo Diaz.

Y de Manolo Díaz era esta canción, La moto. Que por cierto, esta canción nació con polémica. Los Pasos, otro grupo de la época, entraron al estudio para grabar su nuevo disco, “La moto”, que les había escrito Díaz. Por casualidad, éste también estaba a punto de grabar su primer disco en solitario, también producido por el ubicuo Milhaud, que le pidió que prohibiese la edición de la canción por Los Pasos antes de que saliera al mercado la versión de Los Bravos, pues la legislación editorial permite a un autor impedir la primera publicación de una canción, si bien pierde ese derecho una vez editada por cualquier artista. Se trata, según Pardo, de la primera batalla editorial de la historia de la música pop española.
Al final salió antes la versión de Los Bravos, pero Hispavox reaccionó rápidamente e inundó radios y tiendas con la versión de Los Pasos. Finalmente la versión de Los Bravos logró imponerse hasta el número 1 en las listas de éxitos del pop español.

Su mayor éxito les llegó en 1966, con la canción Black Is Black, que fue un éxito internacional (llegó al número 2 de la lista de ventas del Reino Unido y al número 4 en Estados Unidos). Dicha canción fue versionada al francés e interpretada por Johnny Hallyday.
Según los críticos Ángel Casas y José Ramón Pardo, a los que citamos asiduamente, y por las declaraciones de los propios componentes del grupo, Los Bravos no tocaban sus instrumentos en las grabaciones realizadas en Londres, exceptuando el caso de la grabación de la canción “La moto”, ilegalmente realizada aprovechando un receso fuera del estudio de los músicos contratados. Según ellos, en temas como “Black Is Black” solo la voz de Mike y los coros de Toni y de Miguel aparecen en la grabación, mientras que el resto de los instrumentos fueron grabados por otros músicos de estudio londinenses como consecuencia y a tenor de las condiciones impuestas por los sindicatos de músicos de aquella época en Londres. Casas llega incluso a dar más detalles, al afirmar que entre los músicos que intervinieron en aquella sesión estaba el más tarde famoso, y viejo conocido nuestro, Jimmy Page. En un programa matinal de RNE del 18 de abril de 2010, el mismo Mike confirmaba la participación de Page en “Black Is Black”.

Otro éxito internacional del grupo fue este “I Don’t Care”, (especialmente en el Reino Unido, donde alcanzó el número 16 en la lista de ventas).
En 1967 participaron en el XXI Festival de Sanremo con la canción italiana “Uno come noi”, pero no se clasificaron para la final.
Otros éxitos de la banda fueron Bring a Little Lovin’, tema de los australianos Easy Beats, que da título a la película Dame un poco de amor.

En 1969 sucedieron dos hechos que marcaron traumáticamente el desarrollo posterior del grupo: el suicidio de Manolo Fernández y la marcha del grupo de Mike Kogel para iniciar su carrera en solitario con un nuevo nombre artístico: Mike Kennedy.
La muerte de Manolo fue especialmente trágica, ya que fue motivada por el sentimiento de culpa tras fallecer Low Rey, con la que se había casado recientemente, en un accidente de coche en el que él era el conductor.
Para sustituir al organista se decidió hacer un montaje similar al que se organizó para dar nombre al grupo. Se buscó un nuevo organista y éste debutó con Los Bravos encapuchado. Además, se convocó un concurso entre los seguidores del grupo: aquel que acertase el nombre del nuevo organista iba a acompañar a Los Bravos en una gira.
De acuerdo con Pardo, el día de la presentación en Madrid se organizó una persecución de coches. “El montaje es tan burdo y explota tan descaradamente el trágico final de Manolo que el rechazo fue casi unánime”, afirma el escritor.
En cuanto a Michael Kogel, fue sustituido por Bob (Robert) Wright y, más tarde, por Anthony Anderson, hermano del vocalista del grupo Yes, Jon Anderson.
A finales de los 60 terminarían separándose. Mike Kennedy no obtuvo reseñables resultados comerciales a pesar de canciones como “Louisiana”, y en los años 80 varios componentes resucitaron el grupo para grabar juntos de nuevo y girar en directo. Pero ya eran un grupo nostálgico.

 

          

 

 

Los Pasos se crearon en Madrid el año 1966. Nuestro último grupo invitado de hoy, estaba formado por el cantante y teclista José Luis Gonzalez, el guitarrista y principal compositor Joaquín Torres, el guitarra Álvaro Nieto, el bajista Martín Careaga y el batería Luis Enrique Baizán, componentes que se habían curtido en otros grupos previos como Los Sonor o Los Diablos Rojos.
Los Pasos iban a debutar en vinilo con el single “La Moto”, pero, bueno, ya sabemos como acabó el proyecto.
Su momento llegó ese mismo año cuando logran firmar con Hispavox para debutar con “Tiempos felices”, rítmico tema garajero que mezcla a los Byrds con los Turtles y los primeros Zombies con un magnífico trabajo en armonías.
Su segundo single, también aparecido en 1966, fue “Nací De Pie”, canción en el que se trataba con ironía la evolución vital de un joven del momento.

Las armonías vocales en falsete, el implacable ritmo, con un gran bajo, el teclado, excelente como siempre con un solo jazzístico fenomenal, y las vivaces guitarras elevan el tema de la simple gracieta con comentario social.
En 1967, año en el que apareció su LP “Los Pasos”, editaron “Anoustcha”, balada acústica con sabor ruso que consiguió cierto éxito aunque no se encuentra entre sus mejores composiciones.
1

En el punto más álgido de la época lisérgica en el mundo del rock, grabaron algunos de sus temas más recomendables, como “No Me Gusta Decir Sí”, con esa mezcla entre folk-rock y barroquismo pop, sobresalientes voces con personalidad, y arreglos de cuerda y viento excelentes,

Hay una serie de canciones que merecen ser recordadas aunque sea brevemente. “Quiero Volver”, una de sus mejores canciones con texturas psicodélicas, riqueza en arreglos y armonías a lo Turtles,

“Ojo Por Ojo”, estupenda canción con juego de voces y un órgano preponderante que, al igual que “Quiero Volver”, también grabaron en inglés.

“Ayer Tuve Un Sueño”, ahora con la libertad y la paz en primer plano en el texto,

“Yo Soy Así”, contraste de clases entre amantes y crítica social con ese “sí, sí, sí” tan pegadizo y el teclado a lo Zombies,

o “Yo Fui El Mejor”, otra de sus cumbres con un mixtura magnífica e intensa entre psicodelia y el barroquismo de Left Banke.

“Primavera En La Ciudad” consiguió vender más que otros temas de Los Pasos, pero está alejado de sus momentos más felices a nivel compositivo.

En 1972, tras la publicación de otras canciones menores, Los Pasos dejaron de existir para intentar un retorno fallido a mediados de los años 80.
Descansen en paz, Amen.

Y hasta aquí hemos llegado, en próximos episodios conoceremos los hechos y milagros de nuestra querida corte celestial de la música, y de sus ángeles…

Eso es, estos son los Angeles. Pero Señoras y Señores, como sabeis, esto será otro día. Hasta entonces, ¡¡¡BUENAS VIBRACIONES!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.