Menu

Nada más que música. The Beatles – III

25 mayo, 2018 - Música
Nada más que música. The Beatles – III

Habíamos dejado a los Beatles disfrutando de las mieles del éxito que les propocionaba su primera película y el LP del mismo título “Que noche la de aquel día”. Y desde luego no era poco.
Esta película, estrenada en Londres y Nueva York en julio y agosto de 1.964 respectivamente, ?fue un éxito internacional.
Pero The Beatles no paraban y su capacidad creativa se demostró como extraordinaria. Practicamente, sin descanso, se fraguo su cuarto LP de estudio, Beatles for Sale, que dio paso al conflicto entre el comercialismo y la creatividad. ?

 

Ir a descargar

 

no repley

 

Este “no repley” que está sonando es el primer corte de este LP:

Grabado entre agosto y octubre de 1964, se tuvo la intención de continuar con el formato establecido en A Hard Day’s Night, y que a diferencia de los primeros dos LP, éste incluyera únicamente composiciones originales. Pero no pudo ser, los conciertos por todo el mundo y su frenética actividad impidieron completar este trabajo con producción propia. Finalmente, se incluyeron seis versiones en su nuevo álbum de estudio. Lanzado a principios de diciembre, sus ocho canciones originales destacaron por la creciente madurez que mostraba el material producido por la asociación Lennon-McCartney.

 

Eight Days a Week         I’ll follow the sun

 

En lo que hace referencia a las versiones, un ejemplo es el trepidante Rock and Roll Music de Chuck Berry, interpretada por John Lennon.
La cara dos del disco se abría con «Eight Days a Week», tema muy significativo porque fue uno de los primeros ejemplos de experimentación en el estudio que la banda repetiría en el futuro. En dos sesiones de grabación del 6 de octubre, que totalizaron cerca de siete horas, y que estaba dedicado exclusivamente a este tema, Lennon y McCartney intentaron una técnica de grabación tras otra antes de que pudiesen fijar el arreglo definitivo de esta canción. Por fin, la introducción de la guitarra al principio de la canción sería grabada en una sesión diferente y añadida al resto de las grabaciones más tarde. Aunque inicialmente compuesta por Lennon, la idea era de Paul, a quien le llamó la atención una frase de su chófer —«trabajando siempre, trabajando ocho días a la semana»— cuando lo llevaba a casa de John; una vez allí, éste compuso la canción inmediatamente.

En abril de 1965, estando Lennon y Harrison cenando por invitación en casa de su dentista, consumieron LSD que este último había añadido en sus cafés. Posteriormente, ambos músicos experimentaron deliberadamente con esta droga, uniéndose a ellos Ringo en una ocasión. McCartney se mostró al principio renuente a probarla, pero finalmente lo hizo en 1966, y más tarde se convirtió en el primero en hablar públicamente sobre ello. La controversia surgió en junio de 1965, cuando la Reina Isabel II los designó como miembros de la Orden del Imperio Británico. Los propuso el Primer Ministro Harold Wilson, el que fuera antes miembro del Parlamento por el distrito de Liverpool. El nombramiento —en ese tiempo concedido fundamentalmente a veteranos de guerra y a líderes civiles— provocó que algunos receptores de este galardón protestasen devolviendo la insignia.

Nos despedidos de este LP con una canción que Paul compuso cuando tenía 16 años y que fue recuperada para esta ocasión: I’ll follow the sun

 

 

La segunda película de The Beatles, Help!, de nuevo dirigida por Lester, fue estrenada en julio de 1965. Descrita principalmente como «una parodia de las películas de James Bond», el filme fue recibido tibiamente por la crítica y por ellos mismos. McCartney comentó: «Help! era estupenda, pero no fue nuestra película, éramos como una especie de estrellas invitadas. Fue divertido, pero básicamente, como idea para una película, estuvo un poco errada». Su banda sonora, el quinto álbum de estudio del grupo, contenía material original con solo dos canciones versionadas. Lennon era el cantante y compositor dominante en ella, incluyendo los dos sencillos extraídos del álbum: «Help!» y «Ticket to Ride».

En Help! se les vio con una mayor utilización de doblajes vocales y la incorporación de instrumentos clásicos en sus arreglos, especialmente el cuarteto de cuerdas de la balada «Yesterday». Compuesta por McCartney, «Yesterday» posee el récord de ser la canción más versionada de la historia de la música. La pista de cierre del LP, «Dizzy Miss Lizzy», se convirtió en el último tema que versionaron e incluyeron en un álbum. Con la excepción del álbum Let It Be, que contenía la canción popular tradicional de Liverpool «Maggie Mae», todos sus discos posteriores incluyeron sólo material original.

 

      

 

Y con el exclusivo fin de llevar la contraria a los más puristas beatlemaniacos que, por motivos que se me escapan, reniegan de esta cación, vamos a escuchar Yesterday porque… es preciosa.

George Harrison contribuyó en el álbum con las canciones «I Need You» y «You Like Me Too Much», sus primeras canciones en ser incluidas en un disco de los Beatles desde With the Beatles.

El 15 de agosto, en su tercera visita a Estados Unidos, llevaron a cabo el multitudinario concierto en el Shea Stadium de Nueva York . Otros nueve conciertos le siguieron en otras ciudades de Estados Unidos, también con gran éxito. Hacia el final de la gira, el 27 de agosto de 1965, visitaron a Elvis Presley en su mansión de Bel-Air. En la sala de Elvis tocaron y discutieron sobre el negocio de la música e intercambiaron anécdotas personales. En septiembre de 1965 se estrenó una serie estadounidense de dibujos animados de The Beatles, transmitida los sábados por la mañana en la televisión que los tenía como protagonistas. La serie se hacía eco del humor de la película A Hard Day’s Night. Los episodios originales, aunque producidos hasta 1967, siguieron apareciendo durante dos años más, hasta 1969.
Nos despedidos de Help con la única canción del álbum que no estaba firmada por The Beatles: Dizzy Miss Lizzy

Rubber Soul, lanzado a principios de diciembre, fue aclamado por la crítica como un gran paso en la madurez y la complejidad de su música. El biógrafo y crítico musical Ian MacDonald comentó que con Rubber Soul, The Beatles «recuperaron la dirección que habían comenzado a perder durante las últimas etapas con su trabajo en Beatles for Sale». Después de que en Help! se adentraran en el mundo de la música clásica con cuerdas y flautas, la utilización en Rubber Soul de un sitar marcó un avance más allá de los límites tradicionales de la música rock. Además, también demostró que Lennon y McCartney estaban menos complementados en sus composiciones, cada vez más diferentes entre sí (aunque seguían compartiendo crédito oficial). A pesar de ello, y como sus letras se hicieron más ingeniosas, los fanáticos comenzaron a estudiarlas para encontrar su verdadero significado. Por ejemplo, se especuló que «Norwegian Wood» podría referirse al cannabis. Bueno.

En 2003, la revista Rolling Stone clasificó a Rubber Soul en el puesto número 5 de «los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. Aunque, si hacemos caso a Lennon y McCartney, sin embargo, este fue «sólo un álbum más». El ingeniero Norman Smith vio claros signos de los crecientes conflictos que tenían durante las sesiones de Rubber Soul; Smith dijo más tarde que «el enfrentamiento entre John y Paul se hacía cada vez más evidente» y «en lo que se refiere a Paul, George no podía hacer nada bien». Ya empezamos!!!

 

      

 

«Drive My Car», la canción que abre el álbum y que estábamos oyendo, fue compuesta por McCartney y Lennon en la casa de este último. Después de algunas dificultades para escribir la canción, McCartney dijo que fue una de las sesiones de composición «más pegajosas».? La letra es la narración de un hombre sobre una mujer que le ofrece la oportunidad de ser su chofer, y aunque ella no tiene un coche «encontró un conductor y eso es un comienzo.» ? McCartney explicó que la frase «Drive my car» era en el viejo blues un eufemismo sobre el sexo. Durante la época de la grabación, Harrison había estado escuchando la canción «Respect» de Otis Redding, cuya influencia se hizo notar en la pista rítmica de la canción, la cual fue creada por McCartney en estrecha colaboración con Harrison.

Con «Norwegian Wood (This Bird Has Flown)», The Beatles ampliaron los recursos instrumentales del rock and roll con la inclusión de un sitar indio ejecutado por Harrison, quien se había interesado en la música tradicional hindú y el sitar a principios de ese mismo año, durante el rodaje de la película Help!. La letra de «Norwegian Wood», escrita por Lennon, muestra de nuevo la clara influencia que Dylan ejerció en las composiciones del grupo. En una entrevista de 1966, McCartney afirmó que la canción se refería a una prostituta.

«Nowhere Man» fue quizás la primera canción de The Beatles en ir más allá de un tema romántico. Escrita e interpretada por Lennon, la canción cuenta con elaboradas armonías vocales realizadas por McCartney y Harrison, que, por cierto, utilizó una guitarra Fender Stratocaster en uno de los primeros usos de este modelo en una grabación del grupo. Durante una entrevista de 1980, Lennon describió cómo compuso la canción, diciendo, «Me había pasado cinco horas aquella mañana intentando componer una canción llena de sentido, que fuera buena, hasta que lo dejé y me tumbé. Y al tumbarme me vino ‘Nowhere Man’, letra y música, absolutamente todo.»

Otra innovación se llevó a cabo en «The Word», donde la producción utilizó un procesamiento de sonido electrónico en los instrumentos, dándoles un efecto distintivo que pronto se hizo muy popular en el género de la música psicodélica. Musicalmente, la canción se basa en un ritmo con pocos cambios de acordes y una melodía simple. También, cuenta con la colaboración de George Martin tocando el armonio. Ha sido citada como una de las primeras canciones en que The Beatles escribían sobre el amor en términos más abstractos. Durante una entrevista, Lennon habló sobre la composición de la canción, «Escribimos ‘The Word’ juntos [Lennon y McCartney], pero es sobre todo mía. La letra habla de (…) volverse inteligente. Es la época de la marihuana. Es el amor, todo aquello de amor y paz. La palabra (‘The Word’) es ‘amor’ ¿no?» McCartney dijo sobre la canción, «A John y a mí nos gustaba hacer canciones con una sola nota como en «Long Tall Sally». Y así lo hicimos en ‘The Word’

La canción «Michelle», compuesta principalmente por McCartney, es una balada acústica, en la que se destaca la utilización de líneas en francés. McCartney lo explicó diciendo, «Tenía ganas de escribir algunas palabras en francés (…) Tenía un amigo cuya mujer enseñaba francés (…) y le pregunté qué podíamos poner en ese idioma. Y pusimos ‘palabras que ligan bien’ («Sont les mots qui vont très bien ensemble », —verso de la canción—).» El distintivo sonido de la guitarra (una Epiphone Texan tocada por McCartney) fue logrado utilizando una nueva cuyo sonido dejó sorprendido a McCartney después de oír una canción de Chet Atkins.

«Girl», una balada acústica compuesta por Lennon, describe los problemas de un chico a causa de un amor no correspondido. El apoyo de los puentes de la canción es un estribillo cantado por Lennon, mientras que McCartney y Harrison en varias ocasiones cantan una sílaba para la percusión vocal (que se supone que es «dit-dit-dit-dit», pero decidieron cantar «tit-tit-tit-tit» como una broma [la traducción de «tit» es «teta» al español]). Hay rumores acerca de que las respiraciones profundas en el coro simbolizan una inhalación larga de marihuana.

La siguiente canción «In My Life», considerada una de las mejores canciones de The Beatles, fue compuesta por Lennon inicialmente como un poema, en el que mencionaba cada uno de los lugares importantes de su infancia. Sin embargo, encontró esto algo ridículo y reelaboró algunos pasajes de la letra con la ayuda de McCartney. De acuerdo con el amigo y biógrafo de Lennon, Peter Shotton, las líneas «Algunos [amigos] han muerto, otros están vivos/En mi vida los he amado a todos» se refieren a Stuart Sutcliffe (quien murió en 1962) y al mismo Shotton. En la parte central de la canción, se incluye un solo de piano tocado por George Martin, para crear un «sonido barroco». Martin escribió la parte del solo influenciado por Bach. McCartney explicó que el tema está en parte inspirado en la melodía de las canciones de Smokey Robinson and The Miracles.

El último tema «Run for Your Life», fue escrito por Lennon y declaró que era su «canción menos favorita de The Beatles» durante una entrevista de 1973, en contraste con Harrison, para quien era una de las favoritas de Lennon en el álbum. El narrador la canta de manera amenazante hacia su novia (a la cual llama ‘pequeña chica’ en la canción), exclamando «Preferiría verte muerta, muchacha/Antes que con otro hombre». La línea fue tomada de la canción de Elvis Presley «Baby, Let’s Play House» escrita por Arthur Gunter. Hoy estas letras no estarían muy bien vistas.

Y, por hoy, esto ha sido todo. Hemos terminado con este agotador año 1965 pero prometemos seguir adentrándonos en la ingente obra de uno de los mejores grupos (o el mejor?) de todos los tiempos. Pronto volveremos con ellos.

 

help-2

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *