Menu

Zaragoza te habla. El Parque de Pignatelli

23 marzo, 2018 - Zaragoza te habla
Zaragoza te habla. El Parque de Pignatelli

El aterrazado final del paseo de Cuéllar, sobrepasada la acequia de San José, daba paso a un desigual espacio triangular diseñado para el acceso al camino de Lapuyade, a la cabañera y la nueva acequia del Plano, a las instalaciones del puerto de Miralflores, y al puente de América. A la torre de Júdez que allí se encontraba (antigua de Blasco) pronto acompañaron los primeros depósitos de agua de la ciudad diseñados por Ricardo Magdalena. Unos pequeños tejares y alguna “cascajera” o cantera de grava completaban el paisaje.

En 1886 la tranviaria línea de Torrero fue trazada junto a los depósitos de agua, y a finales de siglo la extensa torre de Pablo Buil (antes, de Júdez) fue objeto de un prolongado litigio legal con el ayuntamiento, que proyectó construir aquí unos jardines justo al final del ensanche burgués que comenzaba abajo, en el colegio del Salvador. En 1898, finalmente, la torre fue municipalizada por 65000 pesetas, iniciándose el desmonte y explanación de la zona. Junto a ella fue proyectado el barrio de los Chiflaos, y en octubre de 1904 aquí sería reinstalada la estatua de Pignatelli, originalmente inaugurada en la plaza de Aragón, tras ser sustituida por el bulto redondo del Justicia del reino de Aragón. La instalación de este monumento, por extensión, sirvió desde entonces para denominar estos jardines y parque, que durante muchas décadas fue el segundo gran parque de la ciudad, y desde luego fue la zona verde por excelencia de barriadas como la actual de San José.

En 1932 los Jardines o parque de Pignatelli fueron objeto de una renovación cuando el tendido tranviario fue sacado de la avenida de Wilson, o paseo central del parque, hasta la avenida del Siglo XX o prolongación del paseo de Cuéllar, debido a las presiones vecinales que exigían que el tranvía pasara por donde la gente vivía, como suele ser normal, incluso en nuestros días.

En 1949 se produjeron obras de “embellecimiento” (según el lenguaje de la época”, y se añadió un pequeño parque de juegos infantiles. En 1961 en este parque se reutilizaron las farolas desmontadas del andador central del paseo de la Independencia, tras su conversión en una gran autopista para la circulación rodada. Además fueron colocados nuevos bancos, una luminosa fuente junto al monumento a Pignatelli, y una fuente de agua potable en la zona de juegos infantiles.

En 1973 un peregrino proyecto finalmente desechado ideó instalar el “rastro” de la ciudad en los depósitos de agua en desuso tras la inauguración unos años antes de los nuevos depósitos de Casablanca. En 1983 el ayuntamiento habilitó como espacio expositivo el soterrado depósito de agua de Pignatelli, y en 1986 el parque fue nuevamente objeto de una profunda remodelación que incluyó, junto a la entrada desde la glorieta de Diego Velázquez, la instalación de una estatua titulada “Ruiseñores” en referencia al antiguo paseo que allí arrancaba. Tiempo después esta estatua sería retirada.

A finales de 2017 se anunció la ejecución de un importante proyecto urbanístico que supone la ampliación del parque de Pignatelli por la zona de los antiguos depósitos de agua, además de mejorar la conexión viaria con el entorno. Esta actuación será financiada con la construcción de 77 pisos de exclusiva promoción privada.

Ir a descargar;

Plaza de Pignatelli 1889

Plaza de Pignatelli 1889 – 1889. El Archivo Roger Viollet contiene una instantánea del “Estudio Fotográfico J. Lévy et Cie” titulada “Place de Pignatelli” (Plaza de Pignatelli), otro destacado ejemplo de lo inapropiado de decir que algo en Zaragoza es así, o está, “desde siempre”. Para el caso que nos ocupa, desde el año de 1859 estuvo en el centro de esa glorieta (y en el centro de la imagen), luego plaza, dándole su nombre, la broncínea estatua del prócer don Ramón Pignatelli y Moncayo, obra de Antonio Palao. Allí estuvo hasta que en 1904 fue trasladada 1326 metros más al sur, en los terrenos de la aterrazada y antigua Torre de Pablo Buil, que devino en el primer parque de la ciudad, y adquirió ilustrada denominación: Parque Pignatelli. El hueco dejado por la oronda estatua fue pronto rellenado con una sedente imagen del justicia ajusticiado, y a la plaza se la empezó a denominar “de Aragón”. Mientras estuvo en esta tan céntrica localización, la estatua de Don Ramón permanecía rodeada de una verja y unos frondosos jardines, y era habitual lugar de encuentro de paseantes y peatones del entonces Paseo de Santa Engracia (hoy, Independencia). De esta imagen apenas encontramos supervivencias que no sean, al fondo, a la derecha de la estatua, el ondulante chapitel de la torre de la Seo, y el remate de una de las torres de Santa Engracia (junto a la gran farola de la derecha). A la izquierda, se alza novísimo (de 1888) el edificio de viviendas de la Plaza Aragón 12. A continuación, el edificio de viviendas del Paseo Independencia 34-36, antes de ser reformado, que contenía desde este mismo año 1889, en sus bajos, el café “Ambos Mundos”… El paisanaje conforma un cuadro antropológico de la realidad social de la Zaragoza de finales del XIX, y el entorno urbano ilustra otra ciudad, también llamada Zaragoza, pero que no es la actual: los chalecitos vallados de la Plaza Aragón, el Teatro Pignatelli, el Convento de Jerusalén… Fuente: “Zaragoza en la mirada ajena. Instantáneas del archivo Roger-Viollet de París: J. Lévy et Cie, 1889” ( José Antonio Hernández Latas, ed. Cortes de Aragón, 2012) Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Pignatelli 1904

Pignatelli 1904 – Foto: Lete. Inauguración del nuevo emplazamiento de la estatua de Ramón Pignatelli “en las inmediaciones del Canal”. Este espacio será denominado después “parque Pignatelli”. El monumento había estado levantado en la glorieta de Pignatelli, luego plaza de Aragón, desde 1859. A partir de octubre de 1904 fue sustituido por el actual, dedicado al Justiciazgo. Fuente: Diario ABC, 27-10-1904. Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”) es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Parque de Pignatelli c.1963

Parque de Pignatelli c.1963 – Luminosa imagen del parque de Pignatelli tras su remodelación de 1961, con la referencial estatua del prócer que le dio nombre, tras su destierro de la plaza de Aragón. Fuente: www.todocoleccion.net/ Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Parque de Pignatelli c.1963

Parque Pignatelli 1963 – Desde la demediada atalaya neomedieval del Sacrario Militare Italiano, un despejado vistazo en dirección norte para ver llenos y funcionales los antiguos depósitos de agua de Pignatelli, el Parque de Pignatelli, y la creciente cortina de nuevos bloques de viviendas en el final del paseo del General Mola, y en el arranque de los paseos de Cuéllar, y de Ruiseñores. En primer plano, la calle Maestro Estremiana. Al fondo, brumoso, el centro de la ciudad. Fuente visual: Gerardo Sancho Ramo, AMZ, ref. 14110 Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Parque Pignatelli 1969

Parque Pignatelli 1969 – Imagen desde cierta altura del parque de Pignatelli, bastante remozado al comienzo de la década, lo que le dio un nuevo aire a esta veterana zona verde de la ciudad, durante muchas décadas “el parque” de todos los barrios que le rodean. A la derecha, y en primer término, la zona de atracciones infantiles. A continuación, la espesa atalaya que bordea los depósitos de agua. Al fondo, la torre con los restos de los italianos fascistas que murieron por el triunfo del fascismo español. A la izquierda, el paseo de Cuéllar bordea el parque, con la enorme sombra de los altos bloques que sustituyeron a las anteriores edificaciones del barrio “de los Chiflaos”. Aún quedaba alguna parcela por normalizar. La imagen se ha podido tomar desde la altura del reciente nº 80 del paseo de Mola. Fuente: “Zaragoza viva” (1969) Proyecto GAZA (“Gran Archivo Zaragoza Antigua”), es un compendio de imágenes de la antigua Zaragoza (España), acompañadas de textos creados por José María Ballestín Miguel y la colaboración de Antonio Tausiet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *